Pedro Sánchez, en el último Congreso Federal del PSOE.

En las últimas horas se ha producido un cambio sustancial en la posición del PSOE respecto del conflicto con Cataluña. Si hasta hace relativamente poco su oposición a aplicar el artículo 155 de la Constitución era rotunda –y el Gobierno lo sabía, y de ahí también el rechazo de Rajoy a tomar esa medida-, ahora se muestra más abierto a contemplar su aplicación en función de los acontecimientos. Y es que, el PSOE esta viendo que incluso puede serle rentable.

El crecimiento del desafío independentista en Cataluña es proporcional al rechazo que esa actitud está cosechando en el resto de España. Los últimos sondeos reflejan una mayoría de ciudadanos partidarios de suspender la autonomía catalana para frenar el independentismo, y esa posición ya es también mayoritaria entre los votantes del PSOE. Además, hay una cuestión de Estado que el principal partido de la oposición no puede obviar, y eso ha favorecido el cambio de opinión.

Fuentes del Partido Socialista reconocen que “no pensábamos que el desafío nacionalista llegaría tan lejos y por eso la idea de aplicar el 155 nos parecía una locura, pero llegados al punto en el que estamos, si el nacionalismo se propone desafiar al Estado hasta el final, a lo mejor no queda más remedio”. El problema, dicen en fuentes del Partido Popular, “es que a lo mejor llegamos ya demasiado tarde”.

Respuesta

Y es que en la Generalitat lo tienen todo preparado para responder si llega ese momento, y la respuesta no será otra que la declaración unilateral de independencia. Tanto en el PP como en el PSOE reconocen que “ese es un escenario muy factible en este momento, y nos llevaría a una situación de emergencia”. Y, desde luego, provocaría tensiones muy fuertes en la política española.

Sánchez quiere resucitar sobre las cenizas de Pablo Iglesias

En el PSOE están que no se lo creen. Hace unos meses, cuando Pedro Sánchez ganaba las primarias socialistas, los más pesimistas daban por...

El problema es que a dos semanas del 1-O, crece la sensación de que “algo va a pasar, no sabemos qué, pero algo va a pasar”, dicen fuentes socialistas. “El nacionalismo no ha llegado hasta aquí para ver como fracasa su aventura a base de sentencias de los tribunales”, añaden las del PP. Por eso está creciendo la tensión también en ambos partidos. Y es que lo que ocurra puede influir mucho en la gobernabilidad de España en el futuro más inmediato.

Comentarios