ryanair

Como si de una partida de Risk se tratase, la aerolínea Ryanair, ha presentado sus intenciones en Europa ante el escenario convulso que se plantea con el Brexit. El objetivo de la irlandesa es seguir creciendo en Madrid con cinco nuevas rutas para verano de 2018, hacerse con parte de Alitalia para los vuelos de largo radio y conseguir entrar en la puja por Air Berlin, algo que se le sigue atragantando. Son las tres patas de su nueva estrategia.

“Amaño” es la palabra que ha empleado el responsable de marketing de Ryanair, Kenny Jacobs, para calificar lo que el Gobierno alemán está haciendo con la venta de Air Berlín. Para la aerolínea el préstamo de 150 millones de euros del Gobierno a Air Berlin es un “crédito puente” para favorecer el monopolio de Lufthansa en el país germano.

Ryanair

Ryanair invita al Gobierno a reubicar el turismo con los impuestos

Ryanair sigue dando recetas al Gobierno español para manejar el delicado asunto del turismo, y ahora habla de reubicar los impuestos

“Después de la adquisición, Lufthansa poseerá el 90% de la cuota de mercado doméstico alemán”, según criticó Jacobs en Madrid. Desde la low cost consideran que se incrementará las tarifas al quedar los principales competidores excluidos y favorecerá el monopolio en la región.

Así, la estrategia es muy simple. Ryanair es la tercera aerolínea por volumen de pasajeros en Alemania, motivo por el cual la compañía quiere hacerse con una parte del pastel. Pero en esta partida no siempre gana Ryanair. Lufthansa es quien tiene más papeletas para hacerse con Air Berlin. Desde hace semanas busca de forma desesperada inversores que adquieran la compañía a consecuencia de su falta de liquidez. El grupo alemán tiene el aval del Gobierno germano.

A la caza de Alitalia

El otro frente que tiene abierto la low cost es el de Alitalia. La compañía de O’Leary ha asegurado que formarán parte del proceso de negociación cuando este termine a mediados del mes de octubre. Ryanair quiere la flota de corto alcance de Alitalia para “alimentar sus rutas de largo recorrido”.

De hecho, es en Italia donde Ryanair ha ampliado sus vuelos de conexión al aeropuerto de Milán-Bérgamo y en Roma-Fiumicino. Así, ofrece nuevas rutas y la posibilidad de reservar directamente con otros vuelos de su propia red.

Y donde no podrá mover ficha hasta la fecha es en Reino Unido. El Brexit presenta un escenario complicado. Ryanair alerta de que a partir del 19 de abril puede que se operen vuelos entre Reino Unido y la UE.

Globalia no, pero Madrid si

Donde no parece estar interesada Ryanair es en Globalia, al menos por el momento.  Juan Antonio Hidalgo, vicepresidente del grupo y hermano de su fundador, Juan José Hidalgo, está negociando la venta del 9,1% de las acciones.

Aún así, Ryanair y Air Europa mantienen la alianza lanzada en mayo. Esa que permitirá a los 130 millones de pasajeros de la aerolínea de bajo coste irlandesa reservar vuelos de largo recorrido a través de su web operados por la aerolínea de Globalia a destinos de América y a Tel Aviv.

Ryanair

Y por último, la tercera y menos costosa apuesta de la aerolínea en Europa se centra en Madrid. Ryanair ha anunciado que extenderá sus operaciones a Bari, Frankfurt Main, Glasgow, Poznan y Praga. Con ello, Ryanair operará 55 rutas en Madrid Barajas y prevé transportar más de 7,35 millones de pasajeros al año. Además, la irlandesa pretende mantener 5.500 puestos de trabajo y espera un crecimiento del 9% en el aeropuerto de Madrid.

En definitiva, Ryanair solo tiene segura su apuesta en la capital española, mientras que en Italia está muy cerca de ganar la partida, pero en Alemania puede que llore una previsible derrota. Al final, no siempre Ryanair es la aerolínea más estratega.

Comentarios