Desde hace tiempo se insiste en la idea de que la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) no es postureo. Las empresas, en principio, han asumido que tienen un compromiso moral con la sociedad y que, por lo tanto, parte de lo que ganan lo tienen que retornar en compromisos sociales. Ahora, cuando el crecimiento económico parece que se toma un respiro, es el momento de pulsar dicho compromiso.

Desde hace un par de años, la inversión en RSE no ha disminuido. Tras casi una década de crisis económica, las empresas vuelven a invertir. Y, lo más importante, es que cada vez hay mejores formas para medir dichas acciones. Así se puede comprobar en el ‘V Informe del impacto social de las empresas’ que presenta la Fundación Seres y elabora la consultora Deloitte.

En concreto, en la edición de este año han participado 77 empresas aportando los resultados de su actividad en materia de RSE en 2017. Entre las principales conclusiones extraídas del informe, se desprende el alcance de la actividad en materia de RSE de las empresas, con una inversión total de más de 846 millones de euros en RSE, lo que supone un incremento superior al 10% con respecto al año anterior.

La inversión en proyectos de RSE continúa creciendo y asciende a 846 millones de euros en 2017

Dicha inversión favoreció a 32,7 millones de personas, de las cuales, más de 24 millones son beneficiarios directos, un 32% más que en el ejercicio anterior. Destaca también la inversión económica en proyectos desarrollados en España, que continúa en aumento: este año, un 2,3% más, pasando así de los 439 millones de euros a los 449 millones alcanzados en esta edición, que han hecho posible emprender los 9.023 proyectos desarrollados durante 2017 (frente a los 8.221 del año anterior).

UN INFORME SIN FISURAS

Para que no haya ningún tipo de fisura a la hora de mostrar los datos, desde Seres son muy rigurosos. Tanto, que casi la mitad de sus asociados se quedan sin participar. Así, de los 140 que ahora mismo se integran en el patronato, han participado 77. ¿Y qué sucede con el resto?

El presidente de la fundación, Paco Román, explica que el informe se realiza con una rigurosa metodología en la recopilación de datos y que, ahora mismo, hay empresas que no disponen de ese tratamiento en sus datos. Por lo tanto, prefieren, para ofrecer una imagen más exacta, que solo participen aquellas compañías que pueden ofrecer el detalle de su RSE.

Desde Seres, argumentan que se podrían tomar datos de inversión en RSE, o acciones llevadas a cabo, pero entonces no sería una metodología compacta e igual entre todas las empresas, por lo que prefieren ser muy rigurosos en la elaboración.

EL EMPLEO COMO CLAVE

Cabe destacar que más del 32% de los proyectos de RSE se han desarrollado en torno al empleo. En concreto, un 24% de las iniciativas se han orientado a generar oportunidades de empleo e integración laboral, convirtiéndose de este modo en el área en que se concentran el grueso de los proyectos.

El 9% restante se ha llevado a cabo en el ámbito de la formación para el empleo. Así, el volumen de personas integradas laboralmente a final de año sigue creciendo de manera notable y casi duplica la cifra del informe anterior, pasando de más de 64.000 personas a 118.242 en esta edición.

Comentarios