rajoy
Mariano Rajoy, en el Congreso.

Ha dicho el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que está dispuesto a agotar la legislatura, es decir, llegar hasta junio de 2020 y no convocar elecciones generales anticipadas. Es cierto que hacerle a un presidente del Gobierno la pregunta de si piensa adelantar elecciones es un absurdo en sí mismo: es la única prerrogativa presidencial que el titular no va a revelar nunca, porque forma parte de su estrategia y no tendría sentido desvelarlo.

Por lo tanto, si Rajoy tuviera en mente adelantar las elecciones, nunca lo diría hasta el minuto antes de convocarlas. Dicho eso, la posibilidad de que las elecciones se adelanten pasa inevitablemente por la imposibilidad de aprobar los Presupuestos, y hoy por hoy todo apunta a que los de 2018, aunque tarde, se acabarán aprobando, y sólo podrían quedar fuera los de 2019, lo que llevaría a adelantar un año las elecciones.

¿Y si no es así? Es decir, y sí también se garantizan los de 2019. A esta pregunta en el Gobierno lo tienen claro: “Rajoy quiere ser presidente hasta que se agote su mandato, y además no es descartable que pretenda repetir”, aseguran fuentes de su entorno. El problema es que más allá de los Presupuestos, ¿qué puede hacer el Gobierno en esta legislatura? “Poco más, eso y campear el temporal con el tema de Cataluña van a ser los dos ejes principales”, aseguran.

Tres razones para el desaliento con Cataluña

Nos encontramos en el ecuador de una de las campañas electorales más importantes de nuestra historia reciente. En casi cuarenta años de democracia, treinta...

Y ni siquiera encontrar soluciones. “Rajoy no está dispuesto a dar pasos en la dirección que pretenden otros, es decir, de reforma constitucional y de modificación del modelo territorial, así que hará lo posible por evitar que todo eso llegue a algún puerto, sea el que sea”, dicen estas fuentes. Se va a limitar a lo que mejor le sale, que es dejar pasar el tiempo y que éste acabe pudriendo los problemas, sin que él se queme en su solución.

Eso significa, además, que consciente de su minoría parlamentaria “el presidente no va a hacer agenda legislativa… No se van a llevar propuestas legislativas al Parlamento más allá de las imprescindibles, como son las trasposiciones de directivas europeas y las que sean consecuencia de problemas puntuales y requieran un cierto grado de necesario consenso parlamentario”, pero aparte de eso Rajoy no quiere legislar. Solo quiere gobernar.

Comentarios