Victor J. Blue/Bloomberg

Will Hadfield para Bloomberg

Una batalla potencialmente explosiva se gesta sobre un aspecto poco discutido de las inminentes leyes del MiFID II, que obligará a los operadores de cualquier clase de activos europeos a entregar su identificación personal, como el número de pasaporte a cada lugar en el que operan.

El ejercicio masivo de recopilación de datos arrastrará a decenas de miles de inversores y operadores, que algunos centros de inversiones simplemente pueden rechazar. La sublevación de un cliente dejaría a los operadores de la plataforma sin saber si cortar a sus clientes o incumplir las reglas de la Directiva de Instrumentos Financieros de la Unión Europea (MiFID II) cuando comiencen el 3 de enero.

“El problema en torno a los datos personales ha sido subestimado”, observó Enrico Bruni, director general y jefe de Europa y Asia en Tradeweb. “Hay tres problemas: uno administrativo por tanta información, uno filosófico sobre si es correcto recopilar la información. Y potencialmente, uno legal”.

Goldman Sachs planea cobrar 25.493 euros tras la aplicación del MiFID II

Goldman Sachs planea cobrar 25.493 euros tras la aplicación del MiFID II

Goldman Sachs ha pedido a algunos clientes que paguen hasta 30.000 dólares (25.493 euros) para acceder al servicio de investigación del MiFID II

La búsqueda de datos comienza el 27 de octubre, cuando la bolsa europea de CBOE Global Markets, antes conocida como Bats Europe, se convertirá en el primer mercado importante en activar su plataforma la MiFID. El London Stock Exchange y otros seguirán en noviembre, con la esperanza de recopilar los datos en menos de dos meses.

Eso resultará imposible para los ciudadanos de países con estrictas leyes de privacidad. En Suiza, por ejemplo, es ilegal proporcionar los números de pasaporte a una organización comercial. Los reguladores de la UE insistieron en poner un requisito de datos personales en el MiFID II porque querían un medio para identificar más rápidamente a las personas en casos de sospecha de abuso de mercado.

Los costos son otra preocupación: cerca de la mitad de los más de 2.000 millones de dólares (1.697 millones de euros) de bancos y gestores de activos que gastará en el MiFID serán informes comerciales y requisitos de transparencia, según ISH Markit and Expand, una consultora propiedad de Boston Consulting Group.

Convencer a las empresas asiáticas a que entregan los datos de los clientes también ha sido un dolor de cabeza

Los mercados de renta fija y derivados de divisas podrían ser los más afectados. El lugar de negociación de bonos tiene varios miles de miembros, todos los cuales deberán proporcionar datos. Las bolsas de valores lo tienen más sencillo. La sede europea del CBOE, por ejemplo, tiene apenas 150 miembros.

Menos convincente

Convencer a las empresas asiáticas a que entregan los datos de los clientes también ha sido un dolor de cabeza, según Nathaniel Lalone, de Katten Muchin Rosenman.

“En la mayoría de las conversaciones que hemos tenido recientemente, alguien sacó a relucir la molestia de proporcionar datos de identificación personal”, indicó Lalone, socio de la firma de abogados. “Y algunos países tienen normas que dificultan la transmisión de esta información, como el caso de Corea del Sur”.

Deutsche Bank será la mayor víctima de la nueva normativa europea

Deutsche Bank será la mayor víctima de la nueva MiFID II europea

Deutsche Bank podría recibir el mayor impacto en los ingresos comerciales cuando las normas europeas MiFID II entren en vigencia

También está la cuestión de qué se debe hacer con los que rompen las reglas. MiFID requiere técnicamente que se prohíba las operaciones hasta tomar la información, pero en el Reino Unido, por ejemplo, lo han revisado con la Autoridad de Conducta Financiera, que aún no ha respondido.

“Las multas son una palanca”, señaló David Howson, director de operaciones de CBOE Europa. “Podríamos prohibir las conexiones. La medida final es evitar que envíen pedidos a la cartera de pedidos. Es uno de los principales puntos de dolor y una de las principales áreas de riesgo para nosotros con el MiFID II”.

Las reglas de datos personales “no pueden ser modificadas porque fueron incluidas en el texto original de la MiFID

Mientras tanto, quienes operan en bonos llevan a cabo una campaña para cambiar las normas. El organismo Electonic Debt Markets Association, que representa a TradeWeb, MarketAxess Holding, NEX y MTS Markets, la division de operación de deuda de LSE, envió una carta a la Autoridad Europea de Valores y Mercados en septiembre advirtiendo de posibles consecuencias nefastas del requisito de datos.

Sin éxito

“Los lugares de renta fija pasaron varios años tratando de plantear el problema”, dijo David Bullen, secretario general de EDMA Europa. “Intentamos hacer esto a través de los canales correctos y no hace falta decir que todavía no hemos tenido éxito”.

Bloomberg Lp, matriz de Bloomberg News, opera un centro de operaciones de bonos y vende productos para el cumplimiento del MiFID II.

Las reglas de datos personales “no pueden ser modificadas o alteradas a través de instrumentos legales disponibles para ESMA” porque fueron incluidas en el texto original de MiFID que fue firmado por los líderes europeos y el parlamento del bloque comercial, según ESMA en un correo electrónico.

“Hay una posibilidad real de que la gente decida no operar” en nuestra plataforma de la UE, dijo Ben Pott, jefe de asuntos gubernamentales del grupo Nex Group, operador de deuda y mercados de divisas. “No queremos entrar en discusiones. En el momento en que una firma que no pertenece a la MiFID y solicite sus datos personales, se vuelve una conversación difícil”.

Algunos ganadores

No todos saldrán perdiendo. Para los grandes bancos y firmas comerciales que se registran como un nuevo tipo de sede bajo la MiFID II, las normas de datos personales no se aplican de la misma forma.

Los operadores como JP Morgan Chase o Deutsche Bank están obligados a transmitir los datos personales de sus operadores, pero no deben recopilar el número de pasaporte u otras formas de identificación de sus contrapartes.

Eso le da a estos operadores una ventaja al ganar inversores que no cumplan con las normas, según Bullen, del grupo EDMA. “Esa es otra razón por la cual hay un campo de juego seriamente desigual entre los locales regulados y las operaciones con un banco”.

Comentarios