Ha tenido que darse la vuelta como un calcetín el estilo de vida de los españoles para que nos interesemos por todo aquello que sabíamos que existía pero que no queríamos ni enterarnos. Los impuestos sabíamos que estaban ahí, nos retenían en la nómina, pagábamos IVA, pero no afectaban a nuestro día a día.Quienes pagan los impuestos.Los de siempre.

Al día de hoy es probable que muchos españoles que antes les salía a devolver, hoy tengan que ingresar tras hacer su declaración de la renta.El Estado en un acuerdo diabólico ha disminuido las retenciones para que podamos tener algo más de dinero en el bolsillo. Pero todo es un engaño. Muchos estando con ERTE, ERE o sueldos disminuidos tendrán que ingresar al hacer su IRPF porque nos bajan las retenciones, pero no los impuestos.

Y lejos de que todo ello redunde en una mejora de la situación, porque desde luego ni trabajadores ni consumidores han mejorado situación alguna, informes bien reconocidos como Oxfam Intermon nos cuentan que el 85% de la recaudación impositiva recae directamente sobre los bolsillos de las familias.

¿Quiénes pagan los impuestos?

Cuando nos hablan de impuestos siempre nos acordamos de la declaración de la renta que en breves fechas haremos. Ese IRPF que entre el Estado y tu Comunidad Autónoma te sacan del pellejo.

Pero no olvides que junto a éste impuesto directo como el IRPF, coexisten otros igualmente directos como las sucesiones y donaciones, patrimonio y todos aquellos que se inventan las Comunidades Autónomas . Alguna de ellas hasta 17 impuestos tienen en su agenda.

El 85% de la recaudación impositiva recae directamente sobre los bolsillos de las familias.

Y pagas también los indirectos. Los que recaudan no tienen en cuenta la progresividad de tus ingresos. Aquellos que les da igual si ganas mucho o poco. Porque van a gravar transacciones comerciales y ahí es donde te lo van a colar.

El IVA, el más importante de ellos. Ese IVA que no tiene en cuenta a la hora de comprar la barra de pan si ganas mucho o poco, o en la gasolina o en los pañales del niño.

Ni el Estado ni tu Comunidad Autónoma son Robin Hood. Son el sheriff de Nottingham que vapulea tu bolsillo sin compasión .Quienes pagan los impuestos, son los de siempre.

Los impuestos los pagan esa clase media harta de pagar corrupción y servicios que no funcionan adecuadamente. Políticos que nos toman por tontos y a tontos que nos toman por más tontos mientas critican a los políticos para convertirse en políticos.

¿Qué opciones tenemos?

En los mundos de Yupi, quienes nos imponen los impuestos nos cuentan que la necesidad de los mismos hace crecer la solidaridad del que realiza el pago. La realidad es que a nadie le gusta pagar los impuestos y de hecho los legisladores lo saben cuando un hábito de consumo como el de las bebidas azucaradas se cambia solo con subir su impuestos .Los impuestos como no se pagan por solidaridad, cambian las costumbres de consumo. Por lo que de solidaridad nada. Afán recaudatorio.

Los impuestos los pagan esa clase media harta de pagar corrupción y servicios que no funcionan adecuadamente

Nuestra opción es seguir pagando. Porque aunque nos cuenten eso de la “progresividad”, proporcionalmente siempre pagará más quien menos tiene. Entre otras cosas, el daño en su economía siempre será mayor, los impuestos indirectos entre otras cosas, saben poco de ricos y pobres.

Nuestra opción, seguir pagando.

Cuantos impuestos pagan las empresas

Y mientras nos suben los impuestos el mantra de que paguen las empresas y los ricos nos persigue como una maldición.

Las empresas han ido proporcionalmente disminuyendo su carga impositiva desde 2007. Si ello redundara en una mejora de sueldos y empleo, hasta nos parecería bien. Pero no ha sido así. Mientras los impuestos de las empresas en los países de la OCDE bajaron del  2007 al 2014, los impuestos de la renta y el IVA subieron en ese periodo de tiempo.

En España la recaudación impositiva a empresas han disminuido  durante la crisis hasta la mitad en el total de impuestos recaudados.

Las empresas siempre se las han apañado para encontrar la fórmula para trasladar la carga impositiva al consumidor .Si a una empresa le suben los impuestos , los repercutirá en los productos en ese afán “solidario” de que pague el consumidor.

El conjunto de reducciones y bonificaciones del sistema al Impuesto de Sociedades han hecho que el tipo medio de tributación sea más bajo que el de las rentas de los trabajadores.

La recaudación impositiva a empresas han disminuido  durante la crisis

Solo evitando tanta reducción y bonificación podríamos hacer que los impuestos los pagaran quienes más posibilidades tienen para ello.

Así que como siempre sucede. La presión fiscal es más alta en las rentas más bajas y eso no hace falta que nos lo cuente nadie. Eso lo sabemos quienes hemos visto reducidos nuestros sueldos y aumentado nuestros impuestos porque lo que no son cuentas…son cuentos.