Fridman

La opa del magnate Mikhail Fridman, las pérdidas registradas, un duro plan de ajuste con despidos, las negociaciones con la banca, la ampliación de capital o los rumores de compra por parte de otras grandes distribuidoras. Así es la compleja situación que ha puesto patas arriba en tan solo dos semanas a DIA. A su crisis se suma otra nueva preocupación por mantener a sus proveedores –los mismos que viven con incertidumbre los vaivenes de la cadena– y más cuando la compañía ha anunciado la reducción de sus precios en la marca blanca.

Existe inquietud. Desde verano se escuchan los rumores sobre la finalización de algunos contratos entre DIA y sus proveedores. Algo que se reaviva ahora teniendo en cuenta que los resultados de 2018 de DIA arrojan un saldo deudor de 242 millones de euros con sus proveedores y acreedores comerciales. Además, la auditoría de KPMG señala “irregularidades” en los descuentos a los proveedores.

DIA trabaja con 4.687 proveedores en todo el mundo. Las compras a proveedores de marcas del fabricante superaron los 4.500 millones de euros. Por su parte, las compras a proveedores de marca propia superaron los 3.300 millones de euros, según datos proporcionados en la web de DIA.

Caprabo

Caprabo lastra el crecimiento de Eroski y reaviva los rumores sobre su venta

Eroski sigue siendo el cuarto distribuidor en España con una cuota del 5,3% en 2018, pero no por mucho tiempo. Lidl le pisa los talones...

Todas las decisiones del distribuidor afectan a los proveedores con los que trabaja, especialmente las que atañen a su plan estratégico. La compañía ya ha puesto en marcha la primera fase de su nuevo plan estratégico con una bajada de precio en sus productos de marca blanca en España en 200 categorías en las 3.474 tiendas que tienen en España (cifra que no cuenta los 1.235 establecimientos a la venta de Clarel y Max DIA).

En función de su resultado, la compañía ampliará a más artículos esta rebaja de precios. Por lo que los márgenes con los proveedores se ajustan y la preocupación crece. Asimismo DIA dejará atrás las promociones que cambiaba semanalmente y, que, también tendrán su impacto en las marcas a las que afecte.

En España, marcas como Clesa, Gullón, Campofrío, Bimbo, Nestlé o Danone, entre otras muchas, trabajan para la compañía de distribución bien para producir sus productos de marca blanca o bien para vender las marcas de fabricante en los lineales de la compañía. En algunos casos, producen ambas categorías de producto.

Muchas de estas compañías declinan realizar comentarios oficiales para aclarar la situación con el distribuidor más allá de las sensaciones del sector. Otras, sin embargo, como Nestlé asegura que “las relaciones son las habituales”, por lo que les esperan que “la situación se solucione para seguir construyendo, como estamos haciendo hasta la fecha, el desarrollo de las categorías y del mercado”.

En abril de 2018, DIA también dio otro paso que afectó a su relación con los proveedores al dar por finalizado un acuerdo que mantenía con Eroski. Dicha alianza consistía en una colaboración entre ambas compañías que permitía mejorar la competitividad de su oferta de marca propia, así como en la adquisición de otros materiales y suministros necesarios para su actividad.

EL RETO DE RECUPERAR CUOTA DE MERCADO

El nuevo plan estratégico de la cadena –presentado el mismo día en que registraron pérdidas de 352 millones de euros y anunciaron hasta 1.200 despidos– pretende convertir la compañía en un referente en el mercado de la distribución española. DIA cerró el año con una cuota de mercado del 7,5% (0,7 puntos porcentuales menos que en 2017, donde también cedió cuota de mercado), según Kantar WorldPanel.

Mercadona

El ‘súper’ de barrio es el único que hace sombra a Mercadona

Los supermercados regionales son una amenaza para Mercadona. Su presencia se expande a lo largo y ancho del país: Ahorramas en Madrid, Consum en...

Para el director del sector de retail de Kantar Worldpanel, Florencio García, el mayor problema de DIA es que sufre en su estructura, caracterizada de clásica y con muchos metros cuadrados de superficie. De hecho, el 70% de su superficie está bajo el modelo tradicional. Así, el objetivo para la compañía es conseguir rentabilizar sus metros cuadrados y vender más.

“El reto es construir una mejor imagen de cara al consumidor”, explica. Algo que ya ha comenzado a hacer a través de su marca de conveniencia: DIA&Go, donde pone grandes esperanzas. Este mes de febrero se cumple un año de su puesta en marcha. De las cuatro tiendas de prueba que arrancaron en Madrid han pasado a sumar 144 establecimientos y ya suponen el 27% del crecimiento promedio de las ventas totales.

A pesar de ello, DIA sigue siendo el tercer referente en España, por detrás de Mercadona con el 24,9% de cuota (0,8 puntos más que en 2017) y Carrefour con el 8,4% (0,3 puntos menos). Tras DIA, se sitúan Eroski con 5,3% (0,2 puntos menos), Lidl con 4,8% (0,5 puntos más) y Auchan con 3,5% (0,1 puntos menos).

JUNTA DE ACCIONISTAS EL 20 DE MARZO

DIA celebrará el próximo 20 de marzo su junta general ordinaria de accionistas correspondiente al ejercicio 2018, en la que intentará obtener autorización para reducir su capital y compensar las pérdidas en que ha incurrido la sociedad, según un comunicado remitido este domingo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

También se someterá a aprobación una ampliación de capital de 600 millones de euros que le serviría para recuperar el equilibrio, así como fijar en diez del número de consejeros y ratificar a Jaime García-Legaz como consejero independiente y a Miguel Ángel Iglesias Peinado como consejero ejecutivo, entre otros puntos del día.