La edición del Mobile World Congress (#MWC19) que se celebra en Barcelona durante esta próxima semana está marcada por los contrastes. Por un lado se trata de una feria que abordará de manera mayoritaria aspectos que los usuarios no verán hasta dentro de un par de años, al menos de manera masiva. Por otra parte, el congreso corre el peligro de verse sobrepasado, de nuevo, por narrativas políticas del pasado y reivindicaciones laborales del transporte que, también, huelen al siglo pasado.

Así, tendremos móviles con tecnología 5G, que de ninguna manera se podrán utilizar comercialmente, por ejemplo en España, hasta mediados de 2020; además de mucha fanfarria política sobre las reclamaciones soberanistas en Cataluña. Altamente legítimas, pero que sin duda robarán protagonismo a la feria.

Una feria que, un año más, empieza realmente antes de que empiece. Es decir, de manera oficial, el MWC19 arranca el próximo lunes 25 de febrero y dura hasta el jueves 28. Pero durante el fin de semana ya se producen los primeros avistamientos de terminales. Incluso, Samsung ha ido más allá, y esta semana ya ha presentado en San Francisco su nuevo Galaxy S10, con las diferentes versiones, incluida la 5G; así como un móvil plegable que ronda los 2.000 euros.

Este domingo descubrimos cuáles serán las palabras claves del MWC19 según las empresas que van al evento

De este modo, el fin de semana se conocerá lo nuevo de Oppo, LG, Xiaomi, Huawei… Todos con mucha plegabilidad, ¿ya irán diciendo para qué sirve de verdad? Y también mucho 5G, ¿también deberán explicar -fuera de las ciudades con pruebas piloto- de qué sirve?

Aunque lo cierto es que la intensidad móvil será, presuntamente, floja. Sin los coreanos que más venden en la feria, y Huawei también adaptada a la moda de irse fuera de la feria, queda poca novedad masiva que vender. Y razón tienen los fabricantes, habrá que disculparles. Si pueden tener toda la atención del mundo en cualquier mes del año, por qué enfrentarse a su competencia en una semana donde además han entrado de lleno los fabricantes de vehículos.

HUAWEI TENDRÁ PROTAGONISMO… PERO OTRO

Una de las empresas, que quizá a su pesar, tendrá bastante protagonismo es Huawei. El fabricante chino mantiene la sombra del espionaje sobre su espalda. Y en las últimas fechas nadie ha salido a echarle un capote.

Esta misma semana, durante la presentación de resultados financieros de Telefónica y Orange, ninguno de los máximos responsables de ambas empresas quiso pronunciarse de manera rotunda sobre sus acuerdos con Huawei para el despliegue de redes. Tanto José María Álvarez-Pallete como Laurent Paillasot, respectivamente, se aferraron al comunicado oficial de la GSMA, y listo.

Cuando la prensa intentó ir más allá, fue como estrellarse contra un muro. Tiraron balones fuera, hablaron de que queda mucho para el despliegue masivo… pero ninguna certeza sobre si mantendrán sus contratos con Huawei.

EL 5G SON LOS PADRES

El otro gran tema del MWC19 será la conectividad móvil 5G. En pleno desarrollo, comercialmente no estará activa de manera masiva, al menos en España, hasta pasado mediados de 2020. Es decir, quedará otro Mobile de por medio antes de que sea una realidad. Por lo tanto, para qué serviría ahora mismo tener un terminal con 5G, si, en cierto modo, no se puede utilizar en la mayoría de países.

Aunque es del todo comprensible que lo que pretende vender el MWC19 son expectativas de futuro. Lo que vendrá mañana, aunque ese mañana sea dentro de varios años. Pero para eso hemos venido a Barcelona.

BARCELONA, LA CIUDAD DEL SUSPIRO

Y precisamente la ciudad de Barcelona volverá a convertirse en un teatro durante el MWC19. Por un lado, los políticos, de un bando y otro, escenificarán el sainete de las actuales discrepancias. En medio, las reivindicaciones de unos y otros, el metro, los taxistas (o no, ahora que tienen lo suyo).

La reflexión final sobre esta edición del Mobile habrá que sacarla el jueves. A priori, todos los medios han lanzado mensajes pesimistas. Nadie estima que se pueda esperar algo de esta feria una vez que los grandes fabricantes se reservan. Y no solo ellos, este año hasta Telefónica ha decidido que, después de presentar Aura dos veces, era el turno de hacer barbecho.