El Norte de Madrid está muy cerca de ver como la antigua ‘operación Chamartín’ se convierte en una realidad. Más de 10.000 viviendas que ‘pincharán’ el aumento de los precios. Pero como diría Jennifer López: “¿Y el Sur ‘pa’ cuándo?. Porque la realidad es que la paralización de los desarrollos del Sureste ha supuesto una subida del 25% del precio de los pisos de la zona.

El norte de la capital está saturado y hay poco espacio para edificar. Esta situación encarece el metro cuadrado de la zona. Pero el proyecto Madrid Nuevo Norte ya aparece en el horizonte para solucionar este problema.

Ahora el foco de preocupación se ha trasladado al Sur. El coste de las viviendas aumentan al mismo ritmo que los solares comienzan a cosechar malas hiervas. Los desarrollos del Sureste son el remedio a esta inflación, pero su futuro es incierto. El proyecto está estancado y corre peligro de convertirse en la nueva ‘operación Chamartín’, que ha tardado más de 20 años en ver la luz.

Nace la nueva 'Operación Chamartín' al sur de Madrid

Nace la nueva ‘Operación Chamartín’ al sur de Madrid

Madrid carece de vivienda de nueva construcción. El norte de la capital está saturado y hay poco espacio para edificar. En este oscuro horizonte...

El Ensanche de Vallecas está prácticamente agotado puesto que ya tiene el 88% edificado y El Cañaveral es el desarrollo con disponibilidad de oferta que avanza a mayor velocidad. Éste registra unas ventas de más de 1.500 viviendas al año. El Cañaveral es, por lo tanto, el ámbito que actualmente copa la oferta de suelo en Madrid, dado el agotamiento del Ensanche. Esto ha derivado en un incremento mayor de los precios motivado por esta alta demanda llegando a incrementarse un 25% de media anual, lo que implica que ha dejado de ser vivienda accesible barata.

Para Mauricio Fernández, gerente de Valdecarros, “este estudio demuestra la urgencia. E cañaveral avanza tan rápido que el aumento de precios es inevitable. Hay una obligación por parte de las Administraciones de ofrecer a las personas que quieran vivir en Madrid unas viviendas modernas y eficientes”.

Es necesario recalcar que el mercado está en un momento con precios del alquiler al alza por falta de oferta y con el desarrollo de viviendas protegidas bajo mínimos. La estrategia del sureste contempla el desarrollo de 54.000 viviendas protegidas a lo largo de 30 años. Del mismo modo, supondría un importante motor económico para la ciudad al generar alrededor de 965.000 empleos y suponer una inversión privada de 13.000 millones de euros a lo largo de tres décadas.

A la vista de los datos del informe elaborado por la compañía Foro Consultores, es necesario incrementar la oferta vivienda a la zona sureste de Madrid en el menor plazo posible. La tendencia del mercado residencial en los desarrollos del Sureste de Madrid muestra que el parque de viviendas se agotará en cinco o seis años por lo que disponer de suelo que pueda aportar una mayor oferta de vivienda es imprescindible. El desarrollo de los ámbitos del sureste persigue este objetivo.

Sureste
Viviendas a desarrollar en el Sureste de Madrid. Fuente: Asprima.

El problema es que los desarrollo del Sureste están enquistados por la guerra entre las juntas de compensación y el Ayuntamiento de Madrid. Rencillas que han acabo por paralizar la construcción de unas viviendas muy necesarias. Las juntas de compensación se mantienen en su posición de reclamar indemnizaciones que, en el caso de Valdecarros y Los Cerros, ascenderían a 937 millones por la disminución de edificabilidad y el número de viviendas con respecto al plan inicial.

En este sentido, las juntas creen que el último afectado es el madrileño, porque encarecería aún más el precio de la vivienda, tanto de alquiler como de compra, al existir menos oferta y la misma -o más- demanda de hogares. El origen de esta disputa se sitúa en la presentación del Plan Director de Estrategias de Desarrollos del Sureste de Madrid, que reducía la edificabilidad original, los metros cuadrados destinados a actividades económicas, rebajaba el número de viviendas de 105.000 a 54.000, demoraba los plazos de ejecución y suponía un ahorro de 50 millones anuales para las arcas municipales.

EL AYUNTAMIENTO DE MADRID BUSCA SOLUCIONES

Los promotores pidieron en mayo 1.580 millones de compensación si el consistorio seguía adelante con el plan, que fue suspendido cautelarmente por el TSJM en julio. Por ello, el Ayuntamiento de Manuela Carmena, alcaldesa de la ciudad, trata de buscar una opción alternativa con la que llevar a cabo sus planes.

Entretanto la única realidad es que el precio de la vivienda en los aledaños de las zona afectada ha subido un 25%. El Sur es un debe histórico de la capital y lo peor es que el futuro no se presenta esperanzador. Muchas viviendas están en juego y la situación no puede durar más de 20 años como la ‘operación Chamartín’.

Comentarios