Papa Jonh’s
Bloomberg.

Papa John’s es la tercera compañía de pizzas del mundo con 4.700 establecimientos (3.400 en EEUU y Canadá y más de 1.200 en otros 39 países). Su crecimiento y expansión lleva meses eclipsado por su fundador, John Schnatter, cuyos escándalos públicos relacionados con el racismo y el acoso sexual unidos a la lucha interna de poder por derrocarle han sido los detonantes para que algunos miembros de la ejecutiva planeen la venta. Y ya hay varios fondos interesados en la compra de la compañía.

Bain Capital y CVC Capital Partners se encuentran entre las firmas de capital privado que están considerando comprar la cadena de pizzerías, según adelanta Bloomberg. No obstante, según Reuters otros como KK &Co y Roark Capital también estaría detrás del imperio de la pizza que dio sus primeros pasos en 1985.

La inminente venta es un rumor a gritos en EEUU, tanto que algunos fondos están tomando posiciones dentro de Papa John’s. El último movimiento es el del fondo Legion Partners Asset Management, quien elevó su participación al 5,46%, siendo el cuarto accionista de la cadena. Solo superado por Vanguard Group (6,26%), BlackRock (8,41%) y el fundador, con el 29,89%.

Telepizza

La alianza de Telepizza y Pizza Hut, a un mes del visto bueno de Competencia

El presidente de Telepizza, Pablo Juantegui, espera contar con el visto bueno de las autoridades de competencia a su fusión con Pizza Hut a...

Y es precisamente en el porcentaje que tiene John Schnatter donde existe un problema para la venta de la cadena. Los expertos advierten que cualquier tipo de transacción no será fácil sin el respaldo del fundador.

Pero la situación en el seno de la cadena es un polvorín desde que el propio fundador se viera obligado a abandonar la presidencia del Consejo de Administración de su empresa este verano debido al escándalo que supusieron unas declaraciones racistas que realizó sobre la comunidad negra. De hecho, el fundador recibió otro revés como castigo a sus comentarios: se eliminó su rostro de las cajas de pizza.

BAJO LA LUPA DEL MOVIMIENTO #METOO

Lejos de quedar en un segundo plano, Schnatter, dolido en el orgullo, quiso aumentar su participación en la compañía, llegando incluso a ofrecerse como la solución a la caída de beneficios que sufrió la cadena. Pero la propia Junta tomo las medidas necesarias para que este no pudiera aumentar su participación. Ni tan siquiera llegando a acuerdos con otras firmas.

El contraataque del fundador llegó poco después. Este presentó una demanda acusando al actual director ejecutivo, Steve Ritchie, de planear la campaña de desprestigió que le calificó como racista para poder expulsarlo de la compañía. El empresario declaró que Ritchie y otros ejecutivos montaron este plan para acabar con su reputación.

Y entre medias, la lucha por el control de Papa John’s también incluye acusaciones de acoso sexual. Una mujer, Lesli Workman, demandó a Schnatter y a la compañía en 1999, alegando que la había acosado sexualmente durante meses. Y es ahora cuando se sabe de la existencia de un acuerdo de confidencialidad con dicha mujer. Un acuerdo que se extiende a otra trabajadora de la compañía y que han sido objeto de ataque por parte del movimiento #MeToo.

A pesar de ello, sigue poseyendo casi un tercio de la cadena. Las luchas internas por desbancar al fundador no han conseguido de momento acabar con él. Por eso, la posible venta de la compañía depende, en gran medida, de Schnatter.

PROBLEMAS DE BENEFICIO

Los escándalos que han acompañado a Papa John’s provocaron en agosto una caída estrepitosa de la acción. El 8 el agosto de este año, cuando la acción se desplomó con un valor de 38,22 dólares. Sin embargo, desde que Schnatter dio un paso atrás y los rumores de venta crecen la cadena no ha dejado de subir en Bolsa. El valor de su acción roza los 54,7 dólares.

Papa John's
Luke Sharrett/Bloomberg

En junio, la compañía registró un descenso de 23 millones de beneficio neto (19 millones de euros), pasando de 97 millones a 74 millones de dólares (64 millones de euros). De hecho, analistas de Bloomberg pronostican que en 2019 su beneficio caerá hasta los 48 millones de dólares.

¿Y QUÉ OCURRIRÁ EN ESPAÑA CON PAPA JOHN’S?

Representantes de la cadena en España no han querido comentar la repercusión de la venta a MERCA2. Pero en un principio, no existen razones para que la compra de Papa John’s afecte de forma negativa al negocio en nuestro país, el segundo mercado de la empresa por importancia en Europa.

En nuestro territorio su expansión en el último año a golpe de agresivas ofertas ha convertido a la cadena en una de las empresas a batir por Domino’s Pizza y Telepizza. Cuenta con más de 41 restaurantes con la previsión de abrir otras cuatro a principios de 2018. La cifra, incluso, podría ser mayor dado el ritmo de aperturas de este año. Está presente en 16 provincias españolas, entre las que se cuentan Madrid, Barcelona, Zaragoza, Salamanca, Ávila, Toledo, Albacete, Asturias o Vizcaya. Su plantilla ha pasado de los 233 en 2016 a 630 a cierre de 2017.

Comentarios