netflix
Foto de Jason Alden para Bloomberg

La mejor estrategia para comunicar en estos tiempos es tener la menor transparencia posible. Eso evita problemas. Así, Netflix y HBO se niegan en rotundo a ofrecer sus datos de usuarios a la prensa; y juegan con las encuestas, estadísticas y la necesidad de los operadores de telefonía de arrimarse a ellos.

Con esta mezcla, lo único cierto es que ni uno solo de los datos que circulan sobre Netflix, HBO o Amazon Prime Video son válidos. Así de simple. Principalmente por tres motivos: 1/ Todo lo público se basa en encuestas y estadísticas; 2/ No existe una definición clara sobre usuario, hogar y pagador; y, lo más importante 3/ A casi nadie le interesan los datos reales. Ni a las propias plataformas, ni a los operadores que hacen acuerdos con ellas.

En cuanto a la audiencia, el consenso de mercado lleva algunos meses validando el Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). No obstante, después de los últimos datos, algunos operadores -en privado- han arrojado paladas de dudas sobre las cifras. Otros, en cambio, han sacado pecho, aunque también asumiendo que dicho volumen de usuarios no se puede justificar.

Facebook

Facebook, el nuevo hogar del jubilado sin “likes”

Desde hace años hay cientos de pronósticos sobre la muerte de Facebook. En mi caso seré menos osado. No tengo ni idea sobre si...

Todos coinciden en lo mismo: se trata de una encuesta que no es representativa. Además, siempre hay factores subjetivos, como la formulación de la pregunta, el tipo de universo sobre el que se realiza la encuesta, el conocimiento de los usuarios sobre las plataformas… Demasiados matices como para fiarse.

A esto hay que sumar que la propia CNMC es muy clara con respecto a la situación. En el Panel de Hogares prenden una nota aclaratoria muy simple: “En referencia a estas cifras [sobre los usuarios de las plataformas], hay que puntualizar que los usuarios que contratan los contenidos de las plataformas mediante una oferta de un operador de telecomunicaciones pueden dudar respecto de si son usuarios de unas u otras. Por ejemplo, parte de los clientes de Vodafone TV online podrían disfrutar en su parrilla de programación de los contenidos de HBO”.

Ahí se mezclan la confusión de los datos, el conocimiento y la cocina de las encuestas. Por eso, puede resultar que alguien que ve una serie pirata a través de Netflix termine diciendo que ve series de Netflix. Solo así se puede entender el éxito social de algunas producciones, y que parezca que todo el mundo lo ve.

NETFLIX Y SUS MUCHOS MILLONES

Y es que según la CNMC, Netflix tiene 2,1 millones de usuarios. Situación que contrasta con el reciente informe presentado por The Cocktail Analysis, que les otorga 8,3 millones de personas que ven la plataforma, y 6,4 millones que pagarían el acceso. Así pues, más confusión a la realidad. Que marca una diferencia muy importante entre quienes ven y pagan. Aunque se debe recordar que en ocasiones estas plataformas permiten tener varias cuentas asociadas a un solo pagador.

Según la CNMC, Netflix tiene 2,1 millones de usuarios. Situación que contrasta con el reciente informe presentado por The Cocktail Analysis

Por lo que respecta a HBO, 475.000 según la CNMC; y 3,9 millones de usuarios (de los que pagan 1,2 M) según The Cocktail Analysis. Amazon Prime Video: 656.000 usuarios, por 4,1 millones (y 3,6 M que pagan). Ésta última, si cabe, genera más distorsión puesto que se trata de un servicio asociado a la compañía de ecommerce para sus clientes premium que obtienen una cuenta con la contratación de Amazon Prime, sin que eso demuestre finalmente si ven o no los contenidos.

LOS USUARIOS REALES

Movistar, Vodafone y Orange aseguran que ellos no conocen los usuarios que tienen Netflix y HBO. Bueno, hacen un juego de palabras para terminar decidiendo que no pueden decir lo que nadie quiere que digan. Ellos controlan quienes ven desde sus plataformas de Tv los contenidos, saben a que clientes regalan suscripciones, y ahí parece acabar su control.

Netflix y HBO directamente no dan cifras. No quieren. Y se trata de algo muy sencillo. Solo tienen que decir cuántas personas pagan, y luego habrá un margen que ajustar con los propios operadores. Pero no es de recibo el baile de millones de usuarios que hay en la información publicada.

Aunque después de ver los últimos movimientos comerciales, donde Movistar y Netflix caminan de la mano; y Vodafone se juega todo lo tiene con los estrenos de HBO, parece lógico pensar que a nadie le interese descubrir sus cartas en público.