Noruega petróleo
Kristian Helgesen/Bloomberg

La OPEP, Rusia y sus aliados están considerando un plan para impulsar la producción de petróleo por primera vez desde que se hiciese en el año 2016, aseguraron las fuentes, respondiendo a los consumidores que están nerviosos por los altos precios.

La propuesta pondría fin a un período en el que el grupo acometió reducciones de producción significativamente mayores a las especificadas en el acuerdo original, al mismo tiempo que mantuvo la alianza política y económica entre Moscú y Riad que ha remodelado el mercado de crudo mundial y el equilibrio de poder en Oriente Medio.

El grupo está debatiendo si reanudar el cumplimiento normal del acuerdo significa un retorno individual de los países al 100% del cumplimiento de sus objetivos, o si el grupo en su conjunto apuntaría a ese nivel, dijeron las fuentes.

En el primer supuesto, solo regresaría al mercado de petróleo una cantidad limitada de oferta, principalmente de Arabia Saudita. En el segundo caso, el grupo podría aumentar la producción de manera más significativa, ya que otros miembros compensarían el déficit del colapso de la industria de petróleo de Venezuela. Los productores de crudo están debatiendo un aumento que oscila entre 300.000 barriles al día en el extremo inferior, apoyado por los productores del Golfo como Arabia Saudita, o un aumento mayor de alrededor de 800.000 barriles diarios, favorecidos por Rusia, dijeron las fuentes.

El mes pasado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados dijeron que habían excedido la reducción de la oferta acordada de 1,8 millones de barriles al día en un 49%. Arabia Saudita ha estado introduciendo recortes adicionales de forma voluntaria, mientras que países como Venezuela, Angola y México están recortando involuntariamente debido a los trastornos en la producción. Asimismo, Irán es objeto de renovadas sanciones de Estados Unidos que podrían frenar significativamente sus exportaciones de petróleo para finales de este año.

La propuesta, que debería concretarse en la reunión de junio, muestra que los principales productores de petróleo están respondiendo a la preocupación de los consumidores sobre el efecto de los precios del crudo cerca de 80 dólares. La Agencia Internacional de Energía, que asesora a las principales naciones consumidoras, dijo la semana pasada que el exceso de oferta ha desaparecido y los altos precios han comenzado a afectar la demanda.

Javier Blas, Dina Khrennikova y Elena Mazneva para Bloomberg