Norvento

Miguel de Unamuno escribió que “el modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura”. Después de 40 años de apuesta por las energías renovables, Pablo Fernández Castro ha logrado que Norvento despegue en el sector con un crecimiento en el beneficio  del 200% en 2017 y una importante expansión internacional.

La tecnológica con sede en Lugo comenzó su andadura en los años 80 como empresa de servicios de ingeniería y consultoría en el sector eléctrico y de la energía, especialmente en las áreas de transporte y distribución de energía eléctrica y energía renovable. A finales de la década, dio el paso a la promoción de instalaciones renovables (centrales hidráulicas en Galicia) y en los 90 llegó el salto definitivo a los parques eólicos.

En la actualidad, Norvento Enerxía tiene presencia en seis mercados (Reino Unido, Brasil, Estados Unidos, Polonia, Italia y España). La compañía gallega con capital 100% español cerró 2017 con un beneficio de 4,57 millones de euros, lo que representa un 183% más que el año anterior. Además, acumula activos en su balance por valor de 78,45 millones de euros y prevé aumentar su facturación en un 60% de aquí a 2020, con inversiones que rondarán los 150 millones de euros.

A España se le pone cara de renovable: ¿será suficiente?

Europa aprieta, pero no ahoga. Ese ha sido un motivo para que España haya llevado a cabo un despliegue de energías renovables relativamente lento....

El dinero, que ha llegado tras un acuerdo de financiación con Banco Sabadell, servirá para la construcción y desarrollo de seis nuevos parques eólicos en Galicia. Este proyecto será desarrollado en el marco de la adjudicación que Norvento obtuvo en la subasta celebrada en mayo de 2017 a iniciativa del Gobierno central, y por el que se le concedió retribución para 128 MW de potencia. Según las bases legales de la venta pública, los parques deberán estar operativos antes de que finalice 2019.

El impulso del Gobierno de Pedro Sánchez a las energías renovables ha repercutido en una nueva época dorada para el sector. Los mayores ejemplos son Audax y Solaria. La empresa fundada por José Elías ha subido un 256,81% en el Mercado Continuo desde que comenzó el año y la compañía especializada en la fabricación de módulos fotovoltaicos y paneles solares ha visto cómo sus títulos se han revalorizado un 138,65% en el parqué madrileño. No obstante, por ahora Norvento “está contenta con contar con un capital privado 100% español y no se plantea operaciones al respecto”, comentan a MERCA2 fuentes internas.

NORVENTO, ¿UNA AMENAZA PARA LAS ELÉCTRICAS?

La tecnología de Norvento permite a las empresas generar su propio suministro de electricidad únicamente a partir fuentes renovables. Una muestra de ello es su sede. El denominado edificio CIne (Centro de Innovación Norvento Enerxía) evita la emisión de más de 160 toneladas de gases de efecto invernadero al año y se erige como una de las construcciones más avanzadas en materia de autogeneración e independencia energética.

Norvento ha invertido más de seis años y doce millones de euros en este edificio de 4.000 metros cuadrados. Inaugurado en marzo de este año, para abastecerse de energía utiliza en microrred eléctrica que combina energía eólica, fotovoltaica y un grupo de cogeneración que emplea aceite vegetal reciblado. De media, el 35% de la energía proviene del viento, el 60% del sol y el 5% del aceite vegetal.

Asimismo, en la cubierta del aparcamiento se han instalado placas fotovoltaicas de 165 kWp. Además, el edificio cuenta con cinco puntos de carga para coches eléctricos que se pueden ampliar en un futuro hasta 28, lo que permitirá cubrir más del 90% de las necesidades energéticas de la flota de la empresa.

Aunque la construcción de la nueva sede de Norvento ha requerido una inversión de doce millones de euros, desde la compañía gallega realizan proyectos flexibles y escalables de acuerdo a las necesidades del cliente. La proliferación de tecnologías para el autoabastecimiento energético en desarrollos industriales y grandes edificios podría llegar a poner el peligro el negocio de las eléctricas. No obstante, desde Norvento admiten que “es un proyecto muy excepcional porque sería raro que por ejemplo en España una empresa decidiera desconectarse; normalmente se opta por un modelo mixto”.