Los ni-nis vuelven a la carga. El número de jóvenes entre 16 y 24 años que ni estudian, ni trabajan, ni aspiran a ello aumentó un 24% en los últimos dos años. Se trata de una cifra que había decaído durante los años de la crisis pero que ha vuelto a crecer. Y es que superada la época de vacas flacas y como ya no tienen que echar una mano en los gastos del hogar, los jóvenes sin aspiraciones vuelven a echarse en el sofá.

Hay dos tipos de ni-nis: los parados (aquellos que no estudian, ni trabajan, pero que están en búsqueda activa de empleo) y los inactivos (los que no estudian, ni trabajan ni aspiran a hacerlo). La cifra total de estos jóvenes ha caído un 14,5% en los últimos dos años. Pero no porque todos han encontrado un empleo. Según ha dicho Asempleo en el monográfico del mercado laboral de este mes, el número de ni-nis que no buscan trabajo aumentó un 24% desde 2015.

En España hay 520.000 jóvenes que ni estudian ni trabajan. De ellos, el 67,5 están en búsqueda de un trabajo, una cifra que se ha reducido hasta los 351.000 jóvenes. Sin embargo, los 196.000 restantes no.

Durante los años de crisis, muchas casas tenían a todos sus miembros en paro. Los jóvenes entre 16 y 24 años que no tenían intención de trabajar salieron al mercado laboral para ayudar en los gastos familiares. Sin embargo, una vez se ha recuperado la economía, estos jóvenes han vuelto a desemplearse.

España es el segundo país europeo donde más han aumentado los ni-nis

Muestra de ello es que –según Eurostat- España es el segundo país de la Unión Europea donde más ha crecido el colectivo de jóvenes que ni estudian ni trabajan. El organismo europeo cifra el colectivo en el 21% cuando años atrás suponía un 13% del total. Sólo lo supera Chipre, cuya tasa de ninis ha pasado del 9 al 23%.

Una cifra elevada que aumenta si se tienen en cuenta los jóvenes de hasta 29 años. El Observatorio Empresarial contra la Pobreza cifra en 400.000 los jóvenes entre 16 y 29 años que ni estudian, ni trabajan ni buscan una ocupación.

La preocupación de la OCDE

Ese es un tema que preocupa enormemente a la OCDE. En el informe Panorama de la Educación 2017 destacaba que a pesar de los esfuerzos que se han realizado en varios países –entre ellos España- el porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan es cinco puntos superior al que había en 2005. En ese informe destacaba también que mientras el 58% de los jóvenes estaban escolarizados, el 18% trabajaban y un 23% no hacían nada de su vida. Se trata de un porcentaje muy elevado respecto al 15% de la media de los países avanzados y muy por encima del 19% de ninis que había en España en 2005.

El PP se plante ante Ciudadanos: “hasta aquí hemos llegado” ¿Elecciones 2018?

El vaso de la paciencia del PP está al borde, o al menos eso dicen en Génova 13, sede de los populares. Como ya...

Hay menos jóvenes que ni estudian ni trabajan que hace dos años. Esa es la noticia positiva del día. La otra es que resurge la figura de aquellos que ni tienen trabajo ni lo buscan. Estos últimos han aumentado un 24%. Y es que España vuelve a ser un país de ninis.

Comentarios