El icónico New York Times ha encendido la llama de la esperanza para el mundo del periodismo, tras cerrar un sólido 2018 con unas cifras en el ámbito digital que han sorprendido a los inversores. El gigante consiguió cerrar el año pasado con un volumen de suscriptores digitales cercanos a los 3,4 millones, además “debería continuar expandiéndose a un ritmo constante hasta alcanzar los 10 millones en 2025”, según las previsiones de la propia compañía y ratificada por los analistas de Bloomberg.

El gigantesco grupo de comunicación consiguió sacar brillo al gran reto al que se enfrenta el nuevo mundo del periodismo, ganar una masa crítica de lectores que paguen por leer las noticias. El último trimestre se convirtió en el mejor mes para el rotativo desde las elecciones de 2016, en dicho período obtuvo 265.000 subscriptores nuevos de los que un 65% de ellos corresponden al canal digital, lo que supone un crecimiento del 27,1% respecto del mismo periodo de 2017.

En cuanto a las cifras del negocio se vieron condicionadas por el hecho de que en 2018 hubo una semana menos que en 2017, aun así, una vez ajustados permiten ver el importante crecimiento. Los ingresos por publicidad digital aumentaron en el último trimestre un 22,8% hasta los 103,4 millones. Además, por primera vez la firma obtuvo a través del canal digital más ganancias que por la edición impresa, en concreto la partida ha pasado del 46,1% con el que cerró 2017 al 53,9 en 2018. Sin contar la semana adicional, el incremento en concepto de publicidad digital habría crecido un 31,5% frente al 22,8% reportado anteriormente.

Nuestro atractivo para los suscriptores, y para los anunciantes líderes del mundo, depende más que nada de la calidad de nuestro periodismo

El presidente del New York Times, Mark Thompson, se congratuló tras la presentación por los buenos resultados obtenidos: “Terminamos el 2018 con $ 709 millones en ingresos digitales totales. Esto significa que después de solo tres años, ya estamos a un paso de alcanzar nuestra meta de duplicar cinco años los ingresos digitales hasta los $ 800 millones para 2020″.

Por su parte, el negocio de publicidad a través de la edición impresa sigue perdiendo fuelle con fuerza. En concreto, la cifra de ingresos por publicidad impresa cayó de los 320 millones a los 299, una bajada del 5,3%. Aunque el desplome ha cogido velocidad en los últimos trimestres y en el cuarto alcanzó el 6,3%, lo que supone un descenso de 100 puntos básicos en el negocio.

“APOSTAMOS POR LA CALIDAD DE NUESTRO PERIODISMO”

Uno de los alegatos más importantes que dejó Thompson de cara a los inversores, también para el resto del sector, es que la única manera de seguir creciendo es a través de mejorar el producto. “Nuestro atractivo para los suscriptores, y para los anunciantes líderes del mundo, depende más que nada de la calidad de nuestro periodismo. Es por eso que hemos aumentado, en lugar de recortar, nuestra inversión en el equipo de redacción y en nuestros departamentos de opinión”.

DIA

¿Mal 2018 para DIA? Sus directivos y consejeros cobraron casi un 20% más

DIA ha certificado, tras la presentación de sus cuentas, un 2018 realmente catastrófico. Un año negro que le costara el puesto de trabajo a...

Además, el New York Times ha construido un balance sólido en el que primordialmente pesan los suscriptores, por encima de la publicidad, lo que confiere una independencia casi única a la firma. En total, de los 1.748 millones reportados de ingresos por la compañía, 1.042 correspondían al segmento de subscripciones, mientras que 558 llegaron a través de la publicidad. En cuanto al crecimiento, también es más alto en el caso del primero (+5,3%) frente al (+1,7%) del segundo.

Todo ello ha permitido al conglomerado ser uno de los valores favoritos por los inversores en los últimos años gracias a que desde principios de año se ha revalorizado un 42,8%, y desde los mínimos de 2016 se multiplica por tres. Con ello, en la actualidad el New York Times cotiza por encima de los 5.000 millones de euros, una cota que no se le recordaba superar desde hacía nada más y nada menos que 13 años.