Molly Smith para Bloomberg

Netflix anunció que planea vender 1.600 millones de dólares (1.322 millones de euros) en bonos, su mayor venta en moneda norteamericana, para ayudarlo a desarrollar y producir nuevas series exitosas como Stranger Things.

Las notas de 10,5 años calificados como bonos basura, que no pueden ser recomprados, arrojarán entre 4,75% y 5%, de acuerdo con una fuente con conocimiento en el asunto, que pidió no ser identificada porque los detalles son privados.

El servicio de vídeo en streaming más grande del mundo está consumiendo dinero en efectivo, ya que invierte en programación para impulsar el crecimiento de sus suscriptores. Los inversores claman por deuda de la compañía, dado que las tasas de interés extremadamente bajas sobre los bonos gubernamentales les inducen a comprar activos más riesgosos y de mayor rendimiento. Eso permitió que el hogar de Master of None y House of Cards aumentara el tamaño de una oferta en euros en abril.

Netflix

Netflix y HBO contra la televisión tradicional, ¿solo puede quedar uno?

Netflix y HBO aumentan el paso en el consumo de Tv, ahora la clave también está en saber cuál será la plataforma donde se consumirá

Su estrategia parece funcionar. Netflix agregó alrededor de 5,3 millones de clientes en el período de tres meses transcurrido hasta septiembre, su mejor trimestre desde el final del año pasado. La compañía con sede en California, ha duplicado su deuda a casi 5.000 millones de dólares (4.256 millones de euros) en los últimos 18 meses, y puede vender otros 3.000 millones de dólares (2.554 millones de euros) en bonos para esta época del próximo año, según un informe de Bloomberg Intelligence de la semana pasada. Planea gastar unos 8.000 millones de dólares (6.811 millones de euros) en 2018.

“No esperamos que esta sea la última vez que Netflix recurrirá a los mercados de bonos en el corto plazo para impulsar su crecimiento en efectivo”, según los analistas de CreditSights, Lindsay Pacia Gibbons y Jay Mayers en un informe el lunes. “Creemos que hay suficientes inversores de crédito fundamentales que desconfían del apalancamiento de Netflix y del flujo de efectivo que probablemente tendrá que darles a los inversores algún tipo de concesión”.

Muchos inversores prefieren Netflix a Tesla porque es un concepto más probado con un mejor balance

Moody´s Investors Service asignó a la deuda una calificación de B1, cuatro pasos por debajo del grado de inversión, con una perspectiva estable. Sin embargo, la excepcionalidad de 4,375% de Netflix con vencimiento en 2026 se acerca a un grupo de calificaciones de mayor calidad.

El lunes cedían 4,3% en comparación con 4% en bonos con calificación BB y un rendimiento del 5,2% en deuda emitida por compañías con calificación B, el nivel más bajo en tres años, según los datos del índice Bloomberg Barclays.

Los inversores estaban igualmente dispuestos a ignorar el flujo de caja negativo y el aumento de la deuda para la venta de bonos de Tesla en agosto, que se incrementó para satisfacer la demanda.

Netflix

Netflix expuesta: The Nielsen TV venderá la información de su audiencia

El servicio de seguimiento The Nielsen TV planea empezar a proveer a sus clientes de información detallada sobre la audiencia de Netflix.

John McClain, un gestor de cartera que ayuda a supervisar a 21.000 millones de dólares (17.879 millones de euros) de activos en Diamond Hill Investment Group, prefiere Netflix a Tesla porque es un concepto más probado con un mejor balance, pero no comprará este bono ya que la deuda de Netflix no compensa suficientemente el riesgo de la tasa de interés.

“No es una gran idea prestarle a una compañía que quema dinero en efectivo por más de 10 años al 5% o menos”, dijo McClain, y señaló que consideraría involucrarse si el rendimiento estuviera más cerca del 6%. “Habrá un mejor punto de entrada impulsado por tasas más altas o un deterioro en los fundamentos de la compañía en el futuro”.

Eso también es motivo de preocupación para Ricky Liu, un gestor de cartera de alto rendimiento en HSBC Global Asset Management, que ha buscado invertir en valores con vencimientos en el rango de 5 a 8 años. Si bien los inversores aún no retroceden, él ve que los bonos a 10 años se negocian con rendimientos de 4,5% a 4,75% cuando los prestamistas comienzan a cuestionar acuerdos relacionados con el riesgo de duración.

Netflix hace la transición del contenido licenciado al contenido original y los mercados internacionales más nuevos mejoran su rentabilidad

“Realmente no se ha traducido a niveles reales, pero en un nivel secundario, ya estamos viendo un poco de cansancio con estos cupones de 10 años”, indicó Liu. “Si hay algún cambio como los flujos negativos o más nuevas emisiones para impulsar la oferta y la demanda, veremos cómo retroceder en estos nuevos problemas”.

Si bien el exceso de deuda de Netflix impulsa el apalancamiento, debería bajar a alrededor de 6 veces las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización para fines del próximo año, indicó el analista de Moody´s, Neil Begley en un informe. El crecimiento de las ganancias debería superar el de la deuda, ya que Netflix hace la transición del contenido licenciado al contenido original y los mercados internacionales más nuevos mejoran la rentabilidad.

Morgan Stanley, Goldman Sachs, JPMorgan Chase, Deutsche Bank y Wells Fargo administran la venta de bonos, según la fuente con conocimiento del asunto.

Comentarios