El nuevo CaixaBank será un gigante en muchos segmentos, pero sobre todo, en bancaseguros. La fusión con Bankia genera incompatibilidad en el negocio de los seguros generales, en concreto por que se solapan los productos y servicios que ofrecen las dos entidades y el objetivo en esta operación es “ahorrar costes”.

La solución pasa por poner fin al acuerdo Bankia con Mapfre. La penalización por romper el acuerdo oscilaría entre 400 y 600 millones de euros según los analistas de Barclays. Pero el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, adelantaba el pasado viernes que en un futuro encuentro con la entidad que preside Antonio Huertas para analizar las cláusulas de la relación y hablar de indemnización, negociarán la manera de fijar la cuantía. Pero ahora “por motivos obvios” no es el momento, aunque Bankia ya trabaja en ello de manera interna.

Con Mapfre fuera, se impondrá el negocio de Caixa, que distribuye seguros de vida a través de VidaCaixa y productos de no vida a través de SegurCaixa Adeslas. Este último ha incrementado en los últimos años su cuota de mercado hasta superar el 30% en el ramo de salud, pero también es líder en el ramo de accidentes y ocupa el segundo puesto en hogar. Su fuerte, son las empresas, pues la cuota de mercado en este segmento es del 42,8%.

En conjunto, la compañía creció el año pasado un 4,2%, por encima de la media del mercado, con unos ingresos por primas de 3.863 millones de euros y cerró 2019 con un beneficio neto consolidado de 386,6 millones de euros, un 10,5% más que el año anterior.

¿QUÉ PASA CON MUTUA?

CaixaBank y Mutua Madrileña se aliaron en julio de 2011. La segunda adquirió el 50% de SegurCaixa Adeslas y CaixaBank mantuvo la propiedad de un 49,9%. Los buenos resultados obtenidos durante los últimos ocho años han mantenido la unión y en esta nueva aventura iniciada por Caixa seguirán juntos.

El tipo de canje propuesto en la fusión, es, sin compensación complementaria en dinero alguna, de 0,6845 acciones ordinarias nuevas de CaixaBank (de un euro de valor nominal cada una) por cada acción ordinaria de Bankia. Y tras las integración, los accionistas de CaixaBank representarán, inicialmente, el 74,2% del capital de la nueva entidad, y los de Bankia, el 25,8%.

Mutua Madrileña ostenta una participación del 2,13% en el capital de CaixaBank desde que en 2016 acudió a una colocación de acciones del banco con una inversión de alrededor de 280 millones de euros, según explican desde Expasnión. Y con la nueva ecuación de canje, Mutua Madrileña tendrá una participación del 1,6% en el capital de la entidad resultante.

Por su parte, CriteriaCaixa, entidad controlada al 100% por la Fundación Bancaria La Caixa, se mantendrá como accionista de referencia con alrededor del 30% del accionariado, mientras que el FROB alcanzará el 16,1%.