Los grandes operadores de telefonía, como Movistar, Orange o Vodafone, pese a la segmentación de su negocio no deben olvidar cuál es su punto fuerte: la telefonía. Y, pese a las grandes inversiones en redes móviles, todavía hay muchos puntos de España donde la cobertura deja bastante que desear.

La situación es lógica. Son negocios, y las inversiones deben ir a lugares donde el retorno económico sea mayor, y donde el número de potenciales clientes precise de mayores exigencias. Por eso, desde hace unos meses, y con el fin del roaming que obligaba a reforzar sus redes, Movistar, Vodafone y Orange trabajan en mejorar sus infraestructuras. Pero no es suficiente.

Según las cifras que ofrece Cobertura+, una ‘app’ colaborativa lanzada por Weplan, y que recoge datos de sus usuarios sobre potencia y señal de las redes, parece obvio que sigue habiendo regiones en España que van a una segunda velocidad.

Telefónica presenta LTE Nano una red móvil 4G completa en 40 gramos

Una solución para equipos de rescate, pequeño comercio y posiblemente dispositivos de clientes que pesa lo que el jamón de un bocadillo.

En concreto, el análisis que realiza la aplicación destaca el porcentaje de tiempo que los dispositivos móviles están conectados a la red 4G, la que ahora mismo ofrece mayor calidad y prestaciones. Las diferencias son importantes.

Movistar y sus rivales necesitan mejorar

En las poblaciones de menos de 1.000 habitantes solo tienen cobertura 4G durante el 34,9% del tiempo. El resto deben acceder a través de 3G, en el mejor de los casos, para conectarse a internet a través de su móvil. El siguiente escalón, con poblaciones de menos de 25.000 habitantes, el acceso a la tecnología 4G se sitúa en el 60% del tiempo que pasan conectados los usuarios de la aplicación.

El dato curioso, y que tampoco habla excesivamente bien de los operadores, es que incluso en las grandes ciudades (más de 500.000 habitantes) hay zonas sin cobertura 4G, puesto que solo están conectados un 72% del tiempo a esta tecnología. Esto se produce porque en zonas de interior de las viviendas, así como lugares de extrarradio en las grandes ciudades, no siempre llega la mejor señal.

En lo que respecta a las regiones, según los datos de Cobertura+, en Navarra se pasan una media de 62 minutos al día sin cobertura, o con acceso a 2G. A esta región le sigue Castilla y León, donde están 56 minutos al día sin acceso a tecnología 4G. En sentido contrario, dentro de la península, Cantabria y Extremadura tienen son las zonas con mejor cobertura. No obstante, hay que tener en cuenta el sesgo de los datos, puesto que mide a los clientes de operadores como Movistar, Vodafone y Orange, pero que tengan instalada la ‘app’.

¿Hay margen de mejora?

Estas cifras irán al alza. Los tres grandes operadores están trabajando e invirtiendo para que su red 4G tenga cada vez mejores prestaciones. De hecho, esta misma semana Orange ha comunicado públicamente que durante los primeros seis meses del año invirtió 35 millones de euros para reforzar su cobertura en zonas turísticas y rurales.

Pero es el único caso. Movistar y Vodafone también están en continua evolución para que su red 4G llegue al mayor número de lugares. Con la salvedad, lógicamente, de las zonas de difícil acceso o muy aisladas, donde el sentido de mercado no permite desplegar postes y redes.

No obstante, el Gobierno, a través del Ministerio de Agenda Digital, debe controlar que la conectividad móvil de máxima velocidad llegue a todos los puntos de España. O, al menos, a una gran mayoría. Sobre todo porque, al margen del ocio, también es muy importante para la creación de empresas y el desarrollo económico.

Comentarios