Movistar

Con distinta duración y a diversos servicios, los tres grandes operadores de telefonía todavía mantienen vivas las permanencias. Pese a que, en algunos casos, anuncian a bombo y platillo que las ofertas cuentan sin “permanencia”, la realidad es que siempre hay algún tipo de compromiso, como cambiaron el nombre hace unos años para blanquear la situación. De esta manera, Movistar, Orange y Vodafone consiguen atar a sus clientes en medio de una guerra de precios que provoca ataques de infidelidad, aunque ya están dichas permanencias para disuadir.

Y es que según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) desde hace algunos meses se están batiendo récords de portabilidad; es decir, cambios de compañía de los usuarios. Se trata de algo bueno para algunos, como es el caso de MásMóvil, pero se ha convertido en una pesadilla para Vodafone, por ejemplo. Y no solo eso, el aumento en el trasvase de usuarios provoca gestiones administrativas que tienen costes para los operadores, a lo que se debe añadir la inversión previa en marketing para afrontar la llamada “guerra de precios”. Por lo tanto, se puede concluir que para algunas compañías en determinados momentos, y para los clientes, se trata de algo bueno; aunque para los operadores en ciertas fases puede ser un contratiempo tanta entrada y salida de usuarios.

En este contexto, donde la infidelidad comercial se ha convertido en religión, hay que intentar retener a los clientes. Por eso Movistar, Orange y Vodafone mantienen viva esta tradición de la que, no en pocas ocasiones, presumen de haber desterrado.

Movistar, Orange y Vodafone intentan, siempre que pueden, colar algún servicio con permanencia. Resulta eficaz

ORANGE Y VODAFONE MUY CLAROS (Y CON PERMANENCIA)

En cuanto a los otros dos grandes operadores, son bastante más exigentes por lo que respecta a las permanencias. En el caso de Orange, sus principales tarifas convergentes, las que están en la marca Love, avisan de un “compromiso de permanencia de 12 meses en Fibra/ADSL y en tu línea de móvil principal si te llevas sólo la tarifa”. Pero no solo eso. También advierte de que habrá un “compromiso de permanencia de 24 meses si te llevas un móvil con venta a plazos o a precio promocional”.

Esta situación la aclara en las condiciones generales. “Determinados servicios o tarifas de Orange pueden conllevar un compromiso de permanencia asociado a descuentos, condiciones ventajosas y/o a la adquisición a precio promocional o cesión de un dispositivo o equipos o con un descuento o ventaja. Dicho compromiso tendrá la duración definida por Orange en cada oferta. Si el cliente incumple el compromiso de permanencia deberá abonar el correspondiente cargo por incumplimiento del compromiso de permanencia en función del tipo de oferta a la que el cliente se haya adherido”.

La Tv y los móviles son los servicios que más se usan para colar permanencias

Por lo que respecta a Vodafone, todo muy claro. “Con cualquier paquete de Vodafone One adquieres un compromiso de 12 meses con una penalización máxima por baja anticipada de 180€ (IVA incl.). Y si adquieres un terminal con un paquete Vodafone One, adquieres una permanencia por paquete, de 18 meses, con una penalización que puede variar en función de la oferta”.

En el caso del operador rojo, la problemática es mayor a tenor de los últimos acontecimientos que han desembocado en un ajuste de la plantilla debido a la pérdida de competitividad de la compañía. No obstante, todos los operadores comparten esa insana práctica, y todo hace indicar que no se cambiará.

Un caso curioso es el de Movistar. Según rezan las condiciones generales de la compañía, “la cuota de alta con primera instalación de Fibra Óptica en el domicilio del cliente (157,3€) será gratuita, con el compromiso de mantener vigente dicho servicio por un periodo de 3 meses”. Aunque esto solo será para nuevas instalaciones. “En caso de causar baja en el servicio antes de la finalización del periodo comprometido, el cliente deberá abonar a Movistar una cantidad proporcional al tiempo no cumplido del compromiso, con un importe máximo igual a la cuota bonificada”.

Pero no solo eso, Movistar se guarda una segunda y curiosa permanencia, y es que “el cambio de cualquier modalidad Fusión a una de las modalidades Fusión Pro, Fusión Pro 2 o Fusión Pro 4 implicará un contrato de compromiso por 12 meses”. Estos son los servicios profesionales, los cuales también tienen todos una permanencia.

El problema es que las traídas permanencias son, sobre todo, una trampa para los usuarios que tienen menos recursos de información. Personas de avanza edad en su mayoría. A estos usuarios resulta fácil presionar para que sigan en la compañía. Se indica que tienen, por ejemplo, un móvil asociado y que si se marchan tendrán que pagar la cuota restante, tal y como se comprometieron. De esta manera, este grupo de gente termina por quedarse en la compañía ese año de más pagando por un móvil que no quieren, y sin la libertad de marcharse a otra compañía.