MásMóvil
Durante la presentación de resultados

El operador amarillo sigue reclamando su cuota de atención tras la presentación de sus resultados financieros correspondientes al ejercicio 2018. Con la mayoría de curvas hacia arriba, MásMóvil quiere apuntalar todas sus líneas de negocio. En el caso de la fibra, el máximo responsable de la compañía ha señalado que analizan oportunidades adicionales para crear valor.

La compañía dirigida por Meinrad Spenger tiene una obsesión: generar valor con los servicios. Para ello, la banda ancha fija es la clave, y más aún la fibra. En estos momentos la compañía tiene el 40% de sus clientes sobre su red, y el resto a través del acceso mayorista de otra compañía. Por ahora no ha sido nada traumático para el operador que, de hecho, ha cimentado su crecimiento de esa manera. Pero el objetivo para MásMóvil es revertir la situación.

Así, el CEO del operador ha asegurado que analizarán “oportunidades adicionales”. El objetivo sería, en la medida de lo posible, que la huella de clientes sobre su fibra sea mayor. A fin de cuentas, si aumenta el número de clientes sobre su propia fibra la rentabilidad de dicho usuario podría ser mayor. No obstante, el propio Spenger ha señalado que, pese a las posibilidades que se pueden estudiar, el planteamiento de la compañía sería crecer de manera orgánica. Además, tampoco ha querido entrar en el detalle sobre qué tipo de negocio sería el que más cuadra al grupo.

MásMóvil espera que la base de clientes de fibra, los que más pagan, siga creciendo

En este sentido, actualmente más del 80% de los clientes que llegan a MásMóvil lo hacen sobre ofertas con fibra, y su objetivo es que para el año que viene el total de nuevos usuarios sean con esta tecnología. De esta manera se conseguiría el ansiado margen de mejora con la rentabilidad de cliente.

MÁSMÓVIL REFUERZA SUS RESULTADOS

En lo puramente económico, MásMóvil muestra bastante solvencia en medio de un entorno bastante complejo dentro del sector de las telecomunicaciones. En este período, la compañía ha alcanzado un resultado neto de 71 millones de euros y un resultado neto ajustado de 135 millones.

Además, durante el último trimestre del año, el operador amarillo ha alcanzado un Ebitda de 330 M€, un 39% más que el obtenido el año pasado. Así, el margen de Ebitda ha aumentado más del doble en los últimos dos años, pasando del 11% alcanzado en 2016 al 23% alcanzado en 2018.

Mientras, los ingresos por servicios durante 2018 han sido de 1.183 M€, un 17,5% más que el año pasado. Durante el cuarto trimestre del año, los ingresos por servicios han experimentado una fuerte aceleración hasta alcanzar los 324 millones, un 19% más que el año anterior.

Por su parte, el grupo alcanzó en 2018 unos ingresos totales de 1.451 M€, un 12% más que el año pasado. Durante el último trimestre del año, la compañía obtuvo 413 M€ de ingresos totales, un 17% más que el mismo período del año anterior, confirmando también de nuevo la aceleración en este parámetro.