Desde el inicio de la pandemia el uso de la mascarilla se convirtió en imprescindible al principio y luego obligatorio. Ya forma parte de nuestras vidas y pasamos gran parte del tiempo con ellas puestas. Nos hemos hecho en muchos casos expertos en modelos, qué cubre cada una, tipos, etc. Lo que no sabemos muchas veces son las mascarillas falsas y que no sirven. Sanidad se ha puesto a ello y ha prohibido una serie de mascarillas porque son inseguras. Vamos a ver cuáles son.

Tanto la OCU, como ahora Sanidad, se han pronunciado al respecto y han indicado cuáles no están permitidas. Se tratan ya de modelos que han llegado a retirarlos del mercado, por lo que si nos las encontramos en cualquier sitio a la venta, ya podemos activar la alerta roja porque no vamos a ir bien protegidos. Os contamos cuáles son las mascarillas que, quizás, todavía usas y tienes en tu haber y que deberás de tirar y desechar por completo porque ya han sido prohibidas por Sanidad.

Mascarillas con válvulas

Primero, vamos a comenzar por hablar de unas mascarillas cuyo uso ha sido ampliamente extendido, y que hoy en día se desaconsejan por completo. Y es que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ya las calificó de “egoístas”, cuando salieron al mercado el pasado mes de junio, y ahora su uso es del todo desaconsejable, tal y como se recoge ya en el BOE de la Comunidad de Madrid. Y estas son las FP2 y FFP3 con válvula, ya que, al parecer, estas solo sirven para proteger a quienes las llevan puestas, pero no a las demás personas. Sin embargo, las mascarillas modelo FFP2 y FPP3 sin válvula, al tratarse de Equipos de Protección Individual (EPI) sí que sirven para protegerse tanto a uno mismo como a los demás, y se recomiendan para su empleo por profesionales.