La penetración de los teléfonos móviles en nuestro país no hace más que crecer, solo basta con echar un rápido vistazo a nuestro alrededor: estamos rodeados de smartphones y dispositivos conectados. A día de hoy, existen más teléfonos y servicios contratados a las operadoras de comunicación que habitantes en nuestro país.

Según los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, o mejor conocida por sus siglas CNMC, a comienzos de año -en el mes de enero- el parque de líneas móviles sumó 9.477 contrataciones nuevas. Estos datos se traducen en que existen -en la actualidad- 110,2 líneas por cada 100 habitantes.

Los 10 teléfonos más emblemáticos de la historia

También se puede observar en este sentido un cambio de tendencia a la hora de observar la evolución de cada una de las modalidades. Mientras que las tarifas de pospago no hacen más que crecer, también conocidas como de contrato, las de pago anticipado -el famoso saldo que estuvo tan de moda entre los jóvenes hace una década- sigue una progresión negativa. 

Aún así, las contrataciones, que se lanzan hasta las 164.165 operaciones, superan con creces el desbarajuste de la segunda, que cae en 154.688 líneas en total para comienzos de año.

Por su parte, las líneas de banda ancha -en las que se conjuran la voz y los servicios de Internet en un único paquete- son las que más están creciendo en los últimos años. De hecho, en enero sumaban ya un total 39,78 millones, lo que supone un 6,7% más que en enero de 2016. Es una tendencia lógica si se tienen en cuenta las nuevas necesidades móviles del siglo XXI. 

Sin embargo no llega a toda la población, ya que estos datos suponen que 89,3 clientes de cada 100 habitantes, cuentan con un servicio que a la vez presta las funciones clásicas de la telefonía junto al acceso a Internet en su smartphone.  Sin embargo,  representan un ascenso de 5,4 puntos si se comparan con el año anterior, lo que da un claro ejemplo de la evolución ascendente en la que se ha instalado este mercado en los últimos años.

Las grandes compañías, por su parte, siguen dominando el mercado. Ya que Telefónica -a través de Movistar-, Vodafone y Orange acaparan entre las tres el 84,5% del total de los servicios contratados en nuestro país. El grupo MásMóvil tiene que conformarse con algo menos del 10% del mercado. 

La evolución de la telefonía fija

Esta modalidad ha perdido algo de fuelle en los últimos tiempos, aunque es cierto que en la última revisión realizada por Competencia ha crecido respecto al año pasado. El total de inserción dentro de la sociedad española es de tan solo 29,7 líneas por cada 100 habitantes, aunque también es cierto que a principios de 2015 la tasa se situaba en 28,5 contratos por el centenar de españoles.

Así, ha pasado en tan solo 365 días de los 13,2 millones de servicios en nuestro país a un total de 13,8 millones en 2017. Gracias a esta tendencia alcista, casi todos los operadores lograron sumar nuevas líneas en este sentido.

Si en la banda ancha móvil existía una gran concentración de los servicios ofertados por las tres grandes operadoras, la situación es mucho más en el mercado de la telefonía fija: casi el 95% del total de líneas se concentra en los tres principales operadores, Movistar, Orange (incluido Jazztel) y Vodafone (incluido Ono).

Comentarios