Mapfre
Foto: Mapfre.

“El entorno económico sobre la industria aseguradora será mixto, con sesgo negativo en el corto plazo. Habrá ralentización de la demanda y mayor volatilidad en los mercados financieros”. Son palabras de Gonzalo de Cadenas, director de Análisis Macroeconómico y Financiero de Mapfre.

Dicho de otra manera, la ralentización de las principales económicas y el agotamiento del ciclo podrían comenzar a impactar en el crecimiento de las primas del mercado de seguros. ¿Dónde? Principalmente en el segmento de No Vida y Vida riesgo, debido a su alta vinculación con el comportamiento del ciclo económico.

Durante 2018, y de enero a septiembre, Mapfre, a pesar de alcanzar un beneficio de 529 millones de euros, vio como sus cuentas se vieron afectadas por el tipo de cambio en algunos de los países donde está presente. Por ejemplo, entre las divisas que infringieron un mayor daño a los resultados de Mapfre fueron la lira turca (24,5%), el real brasileño (17,5%), el peso mexicano (7,6%), o el sol peruano (6,1%).

Turquía sigue siendo una incógnita con una serie de parámetros que pueden desinflar el negocio de Mapfre

¿Y cómo se presenta 2019? “En Turquía, el sistema de control de precios de los seguros de responsabilidad civil de los automóviles viene a lastrar el crecimiento. Afectará a nivel sectorial y a Mapfre también”, reconoce Ricardo González, director de Análisis, Estudios Sectoriales y Regulación.

La previsión de una caída del PIB del -1,7% en términos reales tampoco ayudará, como tampoco que persistan una serie de debilidades fruto de los excesos de estímulos que condujeron a una demanda excesiva y a un desequilibrio en su balanza de pagos. Más el elevado paro.

“Las altas tasas de inflación y la depreciación de la moneda, a su vez, impactarán de forma negativa en el coste de los siniestros de las compañías aseguradoras, si bien los altos tipos de interés de política monetaria pueden ayudar a apuntalar la rentabilidad financieras de estas líneas de negocio”, apuntan desde el Servicio de Estudios de Mapfre. Y advierte: “El riesgo de la volatilidad en la cotización de la moneda sigue siendo alto”.

La compañía también destaca que el entorno es perjudicial para el desarrollo de productos con garantías a largo plazo de los negocios de Vida ahorro y rentas vitalicias por la inversión de la curva de tipos. La estimación de Mapfre es que las primas de seguros de No Vida crezcan, en términos nominales, sobre el 12,4% en 2019. Sin embargo, eso supone un crecimiento real negativo dadas las previsiones de altos niveles de inflación.

MAPFRE Y BRASIL

El segundo país que más condicionó la cuenta de resultados de Mapfre en los nueve primeros meses de 2018 fue Brasil. Con un nuevo presidente a los mandos del país, que ha sido bien recibido por los mercados, deberá poner en marcha las reformas prometidas para equilibrar las cuentas públicas, sobre todo el apartado relativo al sistema de pensiones.

“El entorno mejora para el negocio de No Vida y de Vida riesgo dada su fuerte vinculación con el comportamiento del ciclo económico”, apunta Gonzalo de Cadenas. Se estima que el PIB alcance el 2,3% en 2019 frente al 1,2% en 2018. La inflación está por encima del objetivo del banco central y el tipo de cambio parece haberse estabilizado. “Si persiste la inflación en esos niveles podría repercutir de forma negativa en el coste de los siniestros, al erosionar la rentabilidad del negocio asegurador”, sostienen en el Servicio de Estudios de Mapfre.

Por el contrario, la caída de tipos es desfavorable para el desarrollo del negocio de los seguros de Vida ahorro y rentas vitalicias. “Se va a resentir especialmente si consideramos los altos tipos que existían en Brasil en los últimos años”, añaden.

Santalucía

Santalucía AM adopta el “casa por casa” para robar clientes a la banca

La gestora de Santalucía confía en sus propios agentes para incrementar un 60% el volumen de sus ventas durante el próximo lustro.

Respecto a México, la caída de la inflación, debido a la subida de tipos por parte del Banco de México y la caída del precio del petróleo, favorecerá las líneas de negocio de No Vida. Las previsiones apuntan a un crecimiento de las primas del 10% nominal en el país.

¿Y España? Mapfre habla de una suave desaceleración, lo que significa que la economía seguirá creciendo. “Las expectativas continúan siendo favorables para el desarrollo de las líneas de negocio de No Vida y Vida riesgo, si bien con menores crecimientos que en años anteriores“.

En cuanto a los seguros de Vida ahorro y de rentas vitalicias tradicionales, los bajos tipos de interés seguirán lastrando el negocio. El mercado español sigue siendo el principal motor de crecimiento para Mapfre. La asociación con Santander en bancaseguros dará un empujón a automóviles y pymes.