Mapfre

Mapfre lleva en Brasil la friolera de 27 años. Y 2018 no se puede calificar como uno de los mejores. Más bien, todo lo contrario. Las primas se situaron en 3.972 millones de euros, es decir, un 12,6% inferiores a las de un año antes. ¿Culpable? La depreciación del real brasileño. Por ramos, fue Seguros Generales quien más aportó (1.600 millones), seguido de Vida (1.356 millones), y Automóviles (1.014 millones). Dicho de otra manera, fue el país que más condicionó la cuenta de resultados, y no precisamente para bien.

“Para los próximos años podemos ver muy buenos resultados de rentabilidad en las filiales de América Latina, sobre todo en Brasil, así como las de Estados Unidos”, afirmó Fernando Mata, director financiero de Mapfre, durante una jornada con inversores. Mapfre es el primer grupo asegurador del país no conectado a la banca.

En concreto, Mapfre tiene previsto crecer un 7% en Automóvil, un 4% en Multirriesgo, y un 13% en Vida en el país carioca. En conjunto, un 6%. Respecto a su alianza con Banco de Brasil, hasta 2021 esperan un aumento de las ventas del 9%. ¿Cuáles son las bazas con que juega para conseguirlo?

El aumento de primas previsto por Mapfre en Brasil es del 6%. Cada brasileño gasta 315 dólares en seguros

Brasil es un país con 209 millones de habitantes y es el segundo país de la región (3,2%), detrás de Chile (4,6%), con mayor número de primas/PIB. Es decir, que la penetración es grande. Además, hasta ahora, y por término medio, el ciudadano brasileño gasta unos 315 dólares en seguros, cifra que está por debajo de otros países como Chile (700 dólares), Uruguay (457), Argentina (414) y Panamá (363). Por tanto, hay campo para abonar. Y ahí la clase media, en auge, puede jugar un papel decisivo.

Sin embargo, esa palanca de crecimiento está muy condicionada a determinadas zonas del país. Hablamos de Sao Paulo, y de aquellas otras ciudades (alrededor de 150) que tienen más de 200.000 habitantes y que congregan la mayor parte de la riqueza del país.

MAPFRE Y EL DESCONTENTO DE BRASIL

Según el Índice Global de Potencial Asegurador elaborado por Mapfre, y que identifica aquellos mercados con elevado potencial de aseguramiento, China, Estados Unidos, India y Japón encabezan la clasificación. Con algo de distancia, Indonesia, Rusia, Brasil, México y Turquía. Otros rankings también incluyen al país carioca entre el top ten con más potencial de crecimiento.

Sin embargo, eso no quiere decir que Mapfre no se encuentre con ‘zancadillas’ en su camino hacia el crecimiento en tierras brasileñas. “En América en general existe una desconfianza hacia el seguro. La idea es que las compañías cobramos la prima pero no pagamos y que vivimos de esto”, indicó Aristóbulo Bausela, CEO regional de Latam de Mapfre en unas jornadas organizadas por IE University. Por ejemplo, Greenpace ha denunciado recientemente la ausencia de diligencia debida y de análisis de riesgos de Mapfre en el desastre ocasionado por la rotura de la balsa de lodos en Brumadinho.

Generali

Generali necesita crecer un 50% para mantener su rentabilidad

Con una cuota de mercado del 4% en España, Generali está inmersa en diferentes propuestas para intentar elevar dicho porcentaje si quiere seguir siendo igual de rentable y eficiente.

Otros condicionantes al desarrollo de Mapfre en Brasil tienen que ver con las políticas que llevará a cabo el nuevo presidente, Jair Bolsonaro, sobre todo aquellas relacionadas con el equilibrio de las cuentas públicas por lo que deberá realizar una serie de reformas, con especial hincapié las relativas al sistema de pensiones.

De momento, los mercados le han recibido con los brazos abiertos, y se estima que el producto interior bruto del país aumente desde el 1,2% de 2018 al 2,3% en 2019. Si el ciclo económico mejora, supondrá un impulso para el negocio de No Vida y de Vida, estrechamente relacionados con el devenir de la economía. En el otro lado de la balanza para Mapfre, si se acaban produciendo bajadas de tipos, influirá de manera negativa en el desarrollo del negocio de los seguros de Vida Ahorro y de Rentas Vitalicias. Por tanto, Mapfre tiene motivos para la ilusión y el desencanto en Brasil.