El talento no tiene límites, el presente y el futuro está plagado de jóvenes cuya pretensión es cambiar el mundo. La fundación Mapfre se ha propuesto ayudarles a conseguir sus sueños a través de los Premios a la Innovación. Una iniciativa que ha reunido a casi 500 jóvenes con proyectos sobre movilidad y salud, que destacan por su impacto social y por su capacidad trasformadora.

Entre los candidatos están Camila Vivallo y René Espinoza, jóvenes emprendedores que trabajan duro con el objetivo de mejor la calidad de vida de la gente.

Camila Vivallo es socia fundadora de Oliber, una startup chilena que se dedica a comercializar órtesis para ayudar a los enfermos con atrofia o limitaciones de movilidad. Tiene un mecanismo muy sencillo, es una especie de guante magnético que funciona con un imán, que sustenta hasta un kilo de peso.

Esta startup nació como un proyecto universitario, pero dada su acogida y sencillez, sus creadoras vieron la posibilidad de hacerlo realidad. “No nos dimos cuenta del potencial que tenía, pero vimos que era algo necesario. La gente nos preguntaba donde se podía comprar, y entonces empezamos a buscaron fondos”, señala Vivallo.

SocialDiabetes, la ‘startup’ médica para la gestión la diabetes

SocialDiabetes en una startup que nació por la necesidad de su fundador, Víctor Bautista, de crear un sistema que mejorase su calidad de vida,...

Tuvieron una inversión inicial de 25.000 dólares, a través de fondos gubernamentales, premios de universidades y financiación privada. Con este capital inicial fabricaron 600 unidades, y en seis meses han vendido más de 400, sobre todo a través de la fundación Debra, una entidad que trabaja con enfermos de piel de cristal, que está expandiendo esta iniciativa. De esta manera tienen presencia en 18 países.

En el mundo hay más de 1,4 billones de personas con las manos atrofiadas, por diversos motivos. Uno de los lugares donde quieren expandiese es en India y en varios países de África. “En la India hay muchos enfermos de lepra, por ello estamos manteniendo contactos y manejando la logística porque, de los 216 mil leprosos en el mundo, muchos son indios, y queremos llevar Olibers a esos lugares. Para llevarlo a la India necesitamos 25000 dólares, y 28.000 para los países africanos”, comenta la una de las fundadoras.

El precio es muy competitivo y oscila entre los 57 y 64 dólares, con gastos de envío de ocho euros. Además, existe la posibilidad de hacer los guantes personalizados y están estudiando la posibilidad de que diseñadores reconocidos participen en su elaboración.

Esta empresa es 100% femenina. Las fabricantes son mujeres, siete amas de casa, en riesgo de exclusión, que cosen los guantes. “Queremos darles la oportunidad de que se involucren en un proyecto que está cambiando vidas, y también les da la oportunidad de tener un empleo y ganar dinero”, señala Vivallo.

El guante magnético cuenta con dos versiones, una para aquellos que tienen manos pero que, por una enfermedad, no puede utilizarla. La otra opción es para persona con amputaciones, piel de cristal o con malformaciones. La órtesis viene con cuatro placas metálicas, cuadradas y rectangulares, con lo que permite coger una cuchara, un bolígrafo, o el teléfono móvil.

Las fundadoras de Oliber están buscando financiación para hacer una ampliación de capital, y están recorriendo el mundo de premio en premio. Han sido seleccionadas entre los 20 mejores proyectos del mundo en diseño con propósito, en Holanda, y continúan con su labor para trasformar el presente mirando al futuro.

LAZARILLO, LA APP PARA PERSONAS CON PROBLEMAS DE VISIÓN

Otro de los proyectos que han participado en los premios es Lazarillo, una app móvil que, a través de mensaje de voz, indica a las personas con baja visión por donde van caminando, o qué servicios hay a su alrededor.

Está presente en 29 países. Y se basa en herramientas que crean información sobre lo que ya existe. René Espinoza, CEO de Lazarillo, señala que “en España hay más de 5000 personas que usan lazarillo”.

La startup nació en 2015 fruto del esfuerzo y dedicación exclusiva de su Espinoza. Se financió con fondos propios, fondos semilla de una entidad chilena orientada al emprendimiento, y con becas del gobierno chileno. Además, están en plena búsqueda de patrocinadores para expandirse en España y Latinoamérica.

“Estuve un año trabajando en esto, sin financiación. Esta app nació de una tesis, no como un trabajo, y me supuso mucho sudor y mucha inversión personal”, recuerda el Ceo.

La App es gratuita, se puede encontrar en www.lazarillo.cl y está disponible en cinco idiomas: español, inglés alemán, polaco e indonesio, “lo traducen los usuarios, tenemos solicitudes de gente que quieren traducir”, señala.

Aunque la entidad es chilena, es en Argentina donde más éxitos ha cosechado. Se conoce sólo por el “boca a boca”, una información que ha recorrido el mundo, ya que cuenta con 70000 descargas totales, y 9000 usos semanales.

Espinoza mantiene que son parte de una “solución mayor”, y que es importante apoyarse en fundaciones para buscar la accesibilidad global.

GANADORES DEL PREMIO FUNDACIÓN MAPFRE 

El premio se ha fallado este miércoles y tiene una dotación económica de 30.000 euros para cada proyecto. Los ganadores han sido MJN-Seras, una startup española que se basa en un dispositivo médico en forma de auricular, que monitorea la actividad cerebral y que permite calcular el riesgo de sufrir una crisis epiléptica, en pocos minutos.

Scoobic, un proyecto español que consiste en un servicio de mensajería sostenible. Rápido y con cero emisiones es capaz de transportar un palet de 750 kg, además cuenta con una autonomía de 300 km y sus baterias se cambien en menos de cuatro minutos. Cada vehículo tiene un desfibrilador para atender posibles emergencias médicas.

El tercer premiado es el proyecto 4UNO. Una plataforma financiera destinada a mejorar la calidad de vida de las empleadas del hogar, que en su mayoría no reciben prestaciones, ni disfrutan de ningún tipo de beneficios laborales. se pretende conseguir que estas personas opten a seguros médicos, de accidente o planes de ahorro.

Comentarios