A pesar de que nos acercamos al final del ciclo económico expansivo todavía resuenan los estertores de las cajas de ahorros que llevaron a España a las puertas del abismo. La mayoría de los presidentes de estas entidades están en la cárcel, han sido procesados o bien se han librado del banquillo y disfrutan de jugosas indemnizaciones apartados de la vida pública, aunque existe unaraza especial de directivos que han aprovechado la confusión para salir reforzados manteniendo su estatus de ejecutivos haciendo bueno el refrán de que a río revuelto ganancia de pescadores. Uno de ellos es Manuel Menéndez, ovetense desconocido para el gran público que hizo su fortuna en Asturias y la blindó en Castilla–La Mancha, tierra en la que se le conoce como ‘el banquero de los Cospedal’.

Antaño era un plus que a un empresario le relacionasen con la ahora ex secretaria general del PP, pero ya no es un plato de buen gusto. Las grabaciones desveladas por MONCLOA.COM pusieron a ‘la Cospe’ al pie de los caballos junto a su marido Ignacio López del Hierro, que fue consejero de la quebrada Caja Castilla–La Mancha (CCM) antes de que Manuel Menéndez la rescatara al frente de Cajastur;entidad que hoy está integrada en Liberbank y que pronto se convertirá en el sexto banco español tras absorbera la malagueña Unicaja.

El presidente de Liberbanktiene en sus manos las llaves de múltiples destinos dorados de políticos de todos los colores: de izquierdas, de derechas, de centro y medio pensionistas… literalmente, ya que ha recuperado como consejeros del banco a directivos que fueron prejubilados aprovechando uno de esos ERE del sector financiero que al final acaban siempre pagando los contribuyentes, bien mediante rescates públicos o abonandolas correspondientes comisiones bancarias. En el caso de Liberbank la factura al Estado roza los 7.000 millones de euros entre inyecciones de capital, ayudas para proteger los activos (a través de los famosos EPA) y el dinero de la Sareb.

Manuel Menéndez, ovetense desconocido para el gran público que hizo su fortuna en Asturias

Esta elevada cifra no provocó que Menéndez protagonizaralas noticias de apertura de los telediarios durante la crisis, ni siquiera apareció en las portadas de los diarios económicos. Tan sólo salió de su ostracismo mediático en el verano de 2012 tras ser increpado por activistas del 15M y dela Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) cuando se dirigía a un consejo de administración de Cajastur. Los manifestantes le insultaban por haber permitido el desahucio de una pareja con un bebé de pocos meses, pero el ruido ensordecedor de las cacerolas y los silbatos no le hicieron mella, al menos aparentemente.

Hasta ese momento el ejecutivo había sido el niño mimado de la prensa en la provincia y, a pesar de que los sindicatos de la caja de ahorros habían denunciado el autoritarismo y la poca humanidad de Menéndez, en los medios de comunicación siempre se le describía como un directivo tolerante y conciliador.

Sus empleados afirman que es un trabajador infatigable, de los que están cada día más de doce horas en la oficina, costumbre que le acompaña desde sus tiempos mozos. A la Universidad de Oviedo llegaba en los años ochenta conduciendo su Opel Corsa antes incluso de que estuviera abierta la cafetería, lo que le permitió tener un expediente envidiable. Muchos fines de semana en lugar de salir con sus amigos volvía a Ovanes, el pueblo de su familia, para disfrutar del campo y de las bestias.Logró el doctorado en Economíacompaginando su vida laboral con la docente, accediendo a cátedra de Contabilidad con menos de cuarenta años y dirigiendo varias tesis doctorales y seminarios sobre eficiencia de entidades de crédito y otros sectores económicos regulados.

Sus empleados afirman que es un trabajador infatigable, de los que están cada día más de doce horas en la oficina

Pero en casa del herrero, cuchillo de palo, ya que esta preparación académica no evitó que –como el resto de sus colegas residentes en las plantas nobles de las cajas de ahorros– adoptara al frente de Cajastur más riesgos de los debidos. Bien es cierto que en comparación con el resto de presidentes no se pasó mucho de la raya. Quizás por ello acabó siendo el caballero blanco que se tragó el sapo de CCM pocos meses después de que Pedro Solbes la interviniera al no habérsela podido colocar a Unicaja, entidad que ahora –paradojas del destino– formará parte del mismo grupo que la extinta caja manchega.

7.000€ MENSUALES PARA LÓPEZ DEL HIERRO

Durante la presidencia de Menéndez la consultora de López del Hierro (denominada Hilo de Inversiones) recibía 7.000 euros mensuales por labores de asesoramiento. El contrato salió a la luz después de que CCOO presentara una querella en la Audiencia Nacional contra el presidente de Liberbank por falsedad en documento mercantil, apropiación indebida y administración desleal.

No pasó nada, a pesar de que se hicieron públicas grabaciones que incriminaban a la cúpula de Liberbank y documentos que probaban que el contrato de prestación de servicios entre la sociedad de López del Hierro y Liberbank quedó registrado en la base de datos del banco en abril de 2013. Es decir, 17 meses después de que el marido de la número dos del PP y presidenta de Castilla-La Mancha empezase a facturar al banco. La Fiscalía, sin embargo, archivó las diligencias de investigación.

La oposición socialista en Castilla-La Mancha cree que estos vínculos fueron los que más pesaron a la hora de que Cospedal incumpliera su promesa de investigar la quiebra de CCM una vez que llegara a ser presidenta autonómica. Y eso que la meteórica carrera bancaria de Menéndez se inició gracias a sus contactos en el PSOE de Asturias, que le permitieron dirigir Cajastur en 1995 con tan sólo 35 años de edad proveniente de la sociedad de garantía recíproca Asturgar.

Cinco años después fue apartado del cargo en plena reforma de la Ley de Cajas mediante un decretazo del Presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, que se lo cargó por discrepancias políticas iniciando un cisma en el PSOE asturiano. Pero pocos meses después una alianza entre PP y PSOE le devolvió la presidencia.

LOS CADÁVERES EN EL ARMARIO DE LA CAM

Otra sonada polémica protagonizada por Menéndez se produjo en relación con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), cuyos directivos le acusaron en sede judicial de haber filtrado a los medios de comunicación la mala situación financiera de la caja levantina para provocar una fuga de depósitos y frustrar así la fusión auspiciada por el Gobierno. Sus enemigos nunca pudieron acreditar la culpabilidad de Menéndez en este presunto sabotaje que obligó al Estado a sacar la chequera para proteger a los depositantes de la CAM.

Otra sonada polémica protagonizada por Menéndez se produjo en relación con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM)

Los sindicatos de Liberbank lograron finalmente su objetivocon la imputación de Menéndez en 2013, que fue investigado por la Brigada de Delitos Económicos de la Policía Nacional y por la Fiscalía en relación a la compra de unos terrenos para una urbanización de lujo en Llanes (La Talá) realizada por la promotora Nozar en 2007 y que fue financiada por Cajastur. En 2008, la entidad financiera adquirió La Talá y otras propiedades de Nozar como dación en pago de las deudas del grupo promotor.

El sindicato CSI acusó a Menéndez de  “quebrantar todos los controles de riesgo” incurriendo en “delito societario y falsedad documental, al adquirir un bien de escaso valor para favorecer a un holding empresarial que se encontraba prácticamente en quiebra”. El directivo financiero también se libró en esta ocasión de dar con sus huesos en la cárceldespués de que el juzgado de instrucción número 2 de Oviedo diera carpetazo al caso en 2014.

A pesar de todos estos episodios escabrosos Menéndez ha demostrado por qué se le conoce como “el hombre invisible”, ya que ha logrado ser la discreción en persona en un sector en el que los terremotos mediáticos se suceden sin descanso. Casado con una ex trabajadora de Cajastur y padre de dos hijos, el presidente de Liberbank es austero y le preocupan mucho los detalles, por lo que se implica personalmente en todas las cuestiones importantes que afectan a la entidad financiera y resuelve los entuertos con mano firme y las ideas claras.

LIBERBANK ENTRA EN BARRENA TRAS LA CAÍDA DEL POPULAR

Gracias a esta actitud vital y profesional pudo darle la vuelta a la peligrosa situación que se produjo en 2017 tras la crisis del Banco Popular, cuando en tan sólo diez días la cotización de Liberbank se desplomó un 40% y la CNMV se vio obligada a prohibir las operaciones a corto para salvar a la entidad. En aquel momento Menéndez hizo todo lo contrario que Emilio Saracho: dar confianza al mercado.

En lugar de salir a la palestra timorato pidiendo ayuda a gritos como hizo el ex presidente del Popular, el timonel de Liberbank defendió la solvencia y la liquidez del banco anunciando que elevaba su participación personal en el capital. Le salió bien la jugada y salvó el match ball sin rescates adicionales ni fusiones, aunque cerró el ejercicio con unos números rojos de más de 300 millones de euros.

Ya en 2018 Menéndez se puso como objetivo principal sanear el balance de Liberbank para garantizarse su supervivencia y su sueldo de medio millón de euros. Superando las dificultades inherentes al tamaño de la entidad –que no le han permitido acudir a los mercados de capitales con la alegría de Santander o BBVA– logró reconducir el rumbo y concluir el año con un beneficio de 110 millones.

600 MILLONES DE BENEFICIO PARA SER RENTABLE

Su reto en 2019 tras la fusión con Unicajaes que el nuevo banco sea rentable, para lo cual necesitará que las ganancias anuales superen los 600 millones de euros. Sólo así podrá alcanzar la mínima rentabilidad sobre recursos propios (ROE) que exige el Banco Central Europeo (BCE) para compensar el coste del capital.

Aunque todavía se está negociando la letra pequeña de la integración de Liberbank y Unicaja, Manuel Menéndez se ha garantizado permanecer al frente de una nave que pasará a ser el sexto banco de España con un volumen de activos cercano a los 100.000 millones de euros y una cuota de mercado del 5%.

Los que le conocen aseguran que el directivo seguirá sin tener una gran vida social y que el poco tiempo que tenga disponible lo dedicará a su familia y a sus amigos, sin olvidar sus tres pasiones: el fútbol, el running y el senderismo, actividades que práctica con asiduidad y que le permiten tener una excelente condición física que ya quisieran para sí el resto de banqueros españoles.