Santana
Manolo Santana durante la celebración de su 80 cumpleaños.

Manolo Santana ha cumplido 80 años y lo ha celebrado como pocos pueden hacerlo: en la pista que lleva su nombre en la Caja Mágica, donde el personal del Mutua Madrid Open que él mismo dirige ha preparado una fiesta sorpresa en su honor.

Voluntarios, recogepelotas, operarios de pista y miembros de la organización no han querido perderse este emotivo evento, al que han acudido también Feliciano López, como director adjunto del torneo, y Gerad Tsobanian, presidente del mismo en un acto organizado por sorpresa.

Santana entró caminando tras una fila de chavales recogepelotas, haciendo honor a su primera labor dentro del tenis, mientras los jueces de línea, recogepelotas y voluntarios se situaban en el otro lado de la red.

Todos los asistentes se reunieron en la pista central y le hicieron un merecidísimo homenaje a una de las mayores leyendas del tenis español. Santana acabó siendo subido a hombros, además de proyectarse un vídeo con los momentos más importantes del tenista, como su victoria en Wimbledon.

Manolo Santana declaraba sentirse muy agradecido por todo el cariño recibido así como emocionado tras el recibimiento en la pista que lleva su nombre. “Ha sido todo una sorpresa poder disfrutar de este momento junto a las personas que hacen posible año a año llevar a cabo el torneo”. La leyenda del tenis quiso expresar su alegría por poder disfrutar y compartir su cumpleaños en lo que él llama su propia casa.

Para el tenis español, Manolo Santana ha sido una leyenda. Consiguió que los españoles se interesasen por este deporte y que las pistas se llenaran; sacó el tenis de los clubes y lo llevó a la calle. De origen humilde y proveniente de una familia modesta, Santana trabajó como recogepelotas del Club Velázquez de Madrid.

Asimismo, fue uno de los rostros junto a Juan Antonio Samaranch que en la campaña “Contamos Contigo” trabajó para que el tenis se democratizara en nuestro país. Intentó de esta forma que los españoles se pusieran a hacer deporte, y que se construyese alguna instalación más en la pobre infraestructura de la España de entonces.

Comentarios