Luka Doncic, los espejos y la ansiedad del novato

El jugador que mayor impacto ha causado en Europa en la última década, Luka Doncic, pone rumbo a la NBA. Hace unos días, con un inicio de verano poco exigente en lo que a calor se refiere, el alto comisionado de la mejor liga del mundo, Adam Silver, anunciaba en la noche del draft que el jugador esloveno había sido elegido en el puesto número tres por Atlanta Hawks.

Pero en la noche del draft, Doncic no acabaría como jugador de la Conferencia Este. Como le pasó en su día a Pau Gasol, primer espejo en el que mirarse, minutos después de la elección fue traspasado a Dallas Mavericks, franquicia en la que finalmente jugará las próximas temporadas con el número 77 a la espalda.

Con esa mímesis: español, número tres del draft y traspasado, todo el mundo cogió las estadísticas y empezaron las comparaciones con el mayor de los Gasol. Aunque algo atrevidas: uno es base y el otro pívot. En todo caso, el esloveno se ha ido por la puerta grande. MVP de todo lo que ha disputado, en su última temporada ha estado en 16 puntos por partido en la EuroLeague, con 4 rebotes y 4 asistencias. Aquí está muy por encima de Pau Gasol, que pese a marcharse ganando una Copa del Rey con aquella famosa final contra el Real Madrid donde maravilló a todos, su carrera como profesional en Europa ha sido menos intensa.

Y es que cabe recordar que Doncic el pasado verano ganó el EuroBasket de naciones con su selección. Por lo tanto, su aterrizaje en la NBA viene después de ser una superestrella en el viejo continente como en su día lo han sido mitos de la talla de Petrovic o Sabonis. Y no, no es exagerar.

¿QUÉ ESPERAR DE DONCIC EN LA NBA?

La gran pregunta, de respuesta imposible, es saber qué futuro le depara a Luka Doncic en la NBA. Lo bueno es que rápidamente el joven, hay que recordar que tiene 19 años, se ha puesto deberes. En primer lugar llega con una obsesión bajo el brazo: mejorar su tiro. Tiene físico, una mente privilegiada y una coordinación inusual para un jugador de su altura. Ahora solo tiene que adaptarse a una liga donde el ratio de tiros de tres ha crecido de manera casi irracional. Hay que equipos que en algunos partidos casi tiran más desde la línea de triple que en la zona.

En cuanto a lo más próximo, los Mavs no le han incluido en las ligas de verano. Se trata de una suerte de pachangas donde los equipos de la NBA juegan entre ellos, sobre todo los novatos o jugadores jóvenes, para demostrar su talento a las franquicias. Pero en Dallas consideran que Doncic debe descansar e incorporarse a los entrenamientos para la pretemporada oficial.

Además, el esloveno es profesional desde los 16 años, en este sentido todos saben cómo juega y que, desde el minuto 1 se adaptará como uno más en la plantilla. Un equipo donde está, por cierto, el segundo espejo al que mirarse: el alemán Dirk Nowitzki. Se trata de una leyenda de la NBA, ganador de anillo e historia viva de la franquicia que, seguramente, verá retirada su camiseta en el estadio cuando se retire. Algo, sin duda, a lo que aspira Doncic.

En este sentido, como es lógico, también han surgido las comparaciones. La primera ha sido un con Steve Nash. El canadiense, de raza blanca, base, con una gran inteligencia de juego… ha sido la primera aproximación. Aunque Doncic es Doncic. Debe tener su estilo, una personalidad única. Se empieza a cocinar una leyenda.

Comentarios