Lucera

“La gente no tiene por qué conocer la complejidad del sistema energético”. Así de claro se muestra el CEO de Lucera, Emilio Bravo. Ha llegado la hora de simplificar. Los usuarios no tienen por qué saber si el mercado está liberalizado o no, lo que supone los peajes, los impuestos, los líos regulatorios con las renovables… Quieren tener un buen servicio y saber cómo pagar menos.

En este contexto han surgido diversas comercializadoras de luz al margen de las grandes compañías energéticas. Cada una con su peculiaridad, su manera de atraer nuevos clientes. Unas apuestan por los certificados de origen, es decir, que la energía sea completamente limpia; otras se asocian en cooperativas… y la apuesta concreta por Lucera tiene que ver con el ahorro.

Ellos venden energía limpia a precio de coste por una cuota mensual por su asesoramiento de 3,90€. Su objetivo es impulsar la eficiencia energética y el ahorro económico de los hogares españoles. Simple. Y es que el responsable de Lucera tiene claro que “el mayor problema es el desconocimiento motivado por la complejidad forzada de todo lo que tiene que ver con el sector energético”, asegura en declaraciones a MERCA2.

A España se le pone cara de renovable: ¿será suficiente?

Europa aprieta, pero no ahoga. Ese ha sido un motivo para que España haya llevado a cabo un despliegue de energías renovables relativamente lento....

Aunque no se trata de la única barrera en un entramado que durante años ha interesado a demasiada gente. Bravo señala que “también está la complejidad regulatoria, realizada con infinidad de parches que hace que todo se complique”. En este sentido, desde Lucera creen que el problema, beneficioso para otros, es que los usuarios están saturados con tanta información como para comprender algo que debería ser simple como el recibo de la luz. Por eso, la gente -al final- termina tirando la toalla y contratando lo primero que le ponen delante.

Además, señala el CEO de Lucera, la voracidad comercial de las grandes compañías, que han impulsado la contratación de luz y gas de manera conjunta, ha promovido ataduras a ofertas que al final no eran lo que se decía. Todo eso, una vez más, cómplice del desconocimiento de las tarifas libres o reguladas y las bondades de cada una para los diferentes tipos de uso.

LUCERA, UN SUEÑO EN FORMA DE TELECO

Desde que las pequeñas comercializadoras han dado su salto a los medios y la opinión pública les va conociendo, el juego ha cambiado. Poco a poco empiezan a ganar los clientes por miles. Y eso es clave. “Igual que se cambia de teleco y de banco, se podría cambiar de compañía de la luz”. El discurso de Emilio Bravo es algo que está calando.

Hay personas que cambian una y hasta dos veces de operador móvil a lo largo del año. ¿Por qué no hacer lo mismo con la compañía de luz? Sobre todo ahora que empiezan a surgir alternativas, nuevas fórmulas de pago, empresas que son más respetuosas que otras con el medio ambiente… Esto ha llevado, según destaca el CEO de Lucera, a que haya habido un millón de personas en el último año que han decidido moverse a otras más pequeñas o diferentes. “Eso es una demostración de que las cosas están cambiando”.

recibod de la luz

Endesa e Iberdrola salen victoriosas del laberinto energético

El panorama energético español está revuelto. No debe sorprender a nadie. Más de una década con decisiones cuestionables en diversos ámbitos ha generado inestabilidad...

La clave en el caso particular de Lucera, cuenta Bravo, es que él y su equipo vienen de un proyecto anterior. Eso, señala, les ofrece “mucho feedback con los usuarios, y en base a esa experiencia se montó la compañía”. Bajo ese condicionante, también cree que “las compañías tradicionales tienen un hándicap: no han hecho mucho por los clientes, y ahora es difícil que cambien su modelo de negocio. Los usuarios ya no se creen sus cosas”.

LA FUERZA DE LOS PEQUEÑOS

Se las va conociendo, llegan con propuestas interesantes, ¿pero tienen capacidad de influir en la decisión de los consumidores y los legisladores las pequeñas comercializadoras? Por ahora no hay decisión en firma de crear alguna asociación de pequeñas eléctricas. Emilio Bravo aclara los motivos.

Entre las 30 o 40 pequeñas comercializadoras tenemos relación, nos sentamos, nos vemos en eventos… Pero cada una tiene una filosofía distinta, y eso es complejo”. Aclara el CEO de Lucera que “lobby como tal no hacemos, pero sabemos coordinar mensajes, no nos tiramos piedras y conocemos bien lo que hacen unos y otros; y proponemos cosas. A veces en eventos hacemos cosas conjuntamente”.

autoconsumo electrico

Desconfianza y vacío legal: el autoconsumo eléctrico no sabe despegar

El autoconsumo eléctrico en España juega con un peligroso “qué fue antes, el huevo o la gallina”. El titular de este artículo concluye con...

Creen que un lobby no les daría más fuerza. Siguen empeñados en que “todo eso viene de hacer bien las cosas, y, lo más importante, de que sean simples”. Bravo resalta que “cualquier salida de foco puede hacer que se prestemos menos atención a los clientes”.

UN FUTURO LLENO DE LUZ

Ante este escenario, Lucera espera cerrar 2019 con 50.000 clientes, aunque ahora mismo para Emilio Bravo la preocupación es conseguir que los usuarios que llegan a la compañía estén satisfechos y dejen de ver los temas energéticos como algo complejo y enrevesado.

Asegura que llevan cuatro años “en un modo startup experimentando, aprendiendo de los clientes. Ahora estamos en un momento de transición a nivel de relaciones públicas. Hay que sumar que este año entraron nuevos inversores, hubo ampliación de capital y pusimos en orden la casa”. Con todos esos ingredientes, la eléctricas está preparada para la pelea.

Además, aclara el CEO de Lucera, “nuestra calculadora de ahorro la han utilizado cerca de 100.000 usuarios, y todos esos datos son muy valiosos porque podemos ayudar a toda esa gente para ahorrar”. Todo eso, añadido a los recursos económicos de los que ahora mismo dispone la empresa, dejan a la compañía en disposición de hacer lo que quieren hacer: todo con sencillez.

Comentarios