Se cumplen seis años desde que diera lugar la proclamación de Felipe VI como rey de España tras la abdicación del emérito Juan Carlos I con el fin de regenerar y modernizar la Corona. Entre ello, junto al Borbón, también ha aparecido Letizia Ortiz, que se ha convertido en un buen apoyo para la institución durante estos años.

Sin embargo su condición de Princesa de Asturias primero, y reina consorte después, no se lo han puesto nada fácil especialmente prestando atención a sus inicios en Casa Real, ya que a diferencia de Sofía, hija, hermana, esposa y madre de rey, Letizia no tiene sangre azul, algo que creó más de un conflicto; desde nuestro portal de Merca2.es repasamos su vida antes y la etapa como miembro de la Familia Real. 

La mejor socia posible para Felipe en su reinado

Reina mejor socia para Felipe

Eso le hizo comprometerse más y mejor a las funciones que ya mantenía la reina Sofía cuando ésta ejercía como monarca junto a Juan Carlos, con un perfil trabajador que sirvió para reforzar la sensación de que es la mejor socia posible para Felipe.

Especialmente en lo que respecta a los labores de reinado del Jefe de Estado y sus grandes dificultades desde que asumieran el cargo en 2014, justo en los tiempos donde más se está viviendo el conflicto catalán, entre otros.

Es por eso que son muchas las voces que han visto cómo, a pesar de que la imagen de la monarquía está cada vez más deteriorada y la corona se encuentre en el aire, Letizia ha sabido llevar con buen aplomo todo lo que no se esperaba de ella. Una reina feminista, volcada en su labor de Majestad del siglo XXI y una cercanía que muestra lo poco que queda de la monarquía.

Comentarios de Facebook