Lidl

Por norma general, los productos de Lidl siempre son muy recomendados. Tienen un buen precio y una calidad estupenda. La cuestión es que no todos los productos de Lidl valen la pena, al igual que pasa con la mayoría de supermercados. Siempre hay algunos productos que es mejor no comprar en el supermercado alemán.

¿Quieres saber cuáles son esas cosas que NO deberías comprar en Lidl? A continuación vamos a dar una lista con los productos, sean o no sean de alimentación, que no recomendamos especialmente de este supermercado. No te lo pierdas si quieres ir precavido.

Los geles de baño de Lidl

Es cierto que los geles de Lidl son muy baratos, la mayoría tiene un precio de un euro, pero también es verdad que comprar un gel de baño de Lidl es perder ese euro. ¿Por qué? Porque cuando te lavas con el gel de la marca Cien sientes como si tu cuerpo siguiese sucio. Como si el gel no hubiese tenido ningún efecto.

Además, el olor, que en un principio parece muy intenso, se va atenuando conforme van pasando los minutos, que no las horas. El gel de Lidl apenas deja su olor en la piel, cuando eso es, precisamente, lo que más nos gusta, ¿No es cierto?

Así que, aunque solo cuesten un euro en su mayoría, es uno de esos productos que no merece la pena comprar en Lidl. Hay geles mejores por un precio similar en otros establecimientos o de otras marcas.