Inspectores de la UDEF confirmaron ayer en el juicio de la Gürtel la existencia de varias salidas de los fondos controlados por Luis Bárcenas, presunta caja “B” del Partido Popular, hacia varios testaferros para la compra de acciones de Libertad Digital en su ya famosa ampliación de capital de 2004.

Los testimonios son demoledores para la empresa que preside Federico Jiménez Losantos: “Los recursos empleados para financiar la ampliación de capital de Libertad Digital proceden de fondos controlados y gestionados por Luis Bárcenas”: Álvaro Lapuerta 121.100 euros, Francisco Yáñez 121.100, Rosalía Iglesias 149.600 y Alberto Dorrego 26.000 euros, habiendo también “otros tres (apuntes) que obedecen al pago de gastos vinculado a operaciones de Libertad Digital”. En total más de 400.000 euros que habrían ido a parar a las arcas del periódico digital, entonces cercano ideológicamente a Génova 13.

Recuerden que Federico Jiménez Losantos demandó a El País en 2013 por publicar estas informaciones, aunque meses después retiraría el pleito. Este movimiento evidenció que el turolense no las tenía todas consigo en este caso. En ese mismo año Alberto Recarte dejó el consejo del grupo liberal y se desprendió de sus acciones tras haber reconocido haber mediado con José María Aznar, Esperanza Aguirre y Ángel Acebes para que empresarios cercanos al partido acudieran a una ampliación de capital que se barruntaba complicada.

Jiménez Losantos se vio entre la espada y la pared después de haber atacado a Prisa y a Cebrián por la publicación de esta información: “Si este dinero no viniera de un particular o de una sociedad, sino del PP, por supuesto, yo no lo devolvería al PP, porque no me fío, pero lo donaríamos a Cáritas. Como comprenderán ustedes por 30.000 euros no vamos a vender nuestra inocencia. Somos pardillos pero no imbéciles (….) Aquí pagos no, pudo haber inversiones o alguna sociedad habrá comprado acciones, pero el portal Libertad Digital no ha recibido de Bárcenas ni un euro”, añade.

“Soy presidente hace un año, he hablado con el presidente anterior, Alberto Recarte, y desde luego nosotros no hemos recibido ese dinero. Si se demuestra que llegó ese dinero y que venía del PP, que venía de comisiones, nosotros lo daríamos a los comedores de Cáritas. Es una promesa en firme”. Cáritas todavía está esperando los 400.000 euros de Libertad Digital, grupo que el año pasado no pudo completar su ampliación de capital, tal y como desveló Merca2: los accionistas suscribieron 432.000 euros de los 3,2 millones de euros que pretendían los hombres de Losantos.

Varios agentes de la UDEF han denunciado en sede judicial los vínculos entre la caja tutelada por Bárcenas y Libertad Digital

El turolense explicó hace unos días en la Junta de accionistas de Libertad Digital que el grupo ultima un acuerdo con Unidad Editorial, síntoma de que el grupo pretende darle un impulso a esRadio. La emisora ha cosechado unos discretos números en el EGM, 383.000 oyentes diarios (que suponen un crecimiento de apenas 7.000), pero aun así esta cadena de sesenta postes supone casi la mitad de ingresos del alrededor de doce millones de euros que factura el grupo. El resto los inyectan el periódico Libertad Digital, cuya publicidad gestiona desde el pasado 1 de abril Smartclip tras más de una década junto a Antevenio, el Club de socios de Libertad Digital, que está intentando sumar nuevos miembros con diversas campañas de marketing, y Cronos Multimedia, rama audiovisual del grupo que gestiona la señal que emite por Movistar, produce un espacio patrocinado por La Caixa en TVE que conduce Sánchez Dragó y además está elaborando algunos espacios propios como ‘Asuntos exteriores’ o algunos programas especiales.

En los últimos tiempos el multimedia se ha visto salpicados por unos documentos de El Diario que prueban que fueron favorecidos por la publicidad institucional del Canal de Isabel II y de Metro de Madrid. Pese a que estos ingresos han decaído, no se han cumplido los pronósticos de la antigua mano derecha de Losantos, César Vidal, que cuando abandonó la emisora con un sonoro portazo en el verano de 2013, otra vez ese maldito año, profetizó el cierre de esRadio si no comenzaban a recortarse “los gastos innecesarios; se despide a gente incompetente que sólo ha demostrado ser ducha para la intriga, para despedir a los capacitados y colocar a los suyos, y no se reforma el departamento de publicidad”. Y añadía: “Sé por experiencia propia que Federico tiene muchas cualidades, pero entre ellas no se encuentra la de escuchar lo que no quiere oír”.