Take away
Imagen / Bloomberg

La empresa de comida a domicilio Just Eat ha sufrido un batacazo en la Bolsa londinense debido a los rumores de la posible compra de Deliveroo por parte de Uber. Los títulos de la compañía han llegado a caer hasta un 8% en la cotización intradía, con lo que han llegado a las 6,44 libras (7,40 euro). En las últimas 24 horas las acciones han bajado de las 7,80 libras (7,93 euros) a las 6,61.

Uber, el gigante de las VTC, que ya cuenta con su propia empresa de reparto a domicilio, Uber Eats, está iniciando conversaciones con la entidad londinense, según la agencia Bloomberg. De esta manera se metería de lleno en un mercado en plena expansión, en el que ya tiene presencia, pero de manera más competitiva.

Just Eat llego a España en 2010, a Madrid y Barcelona, y ahora está presente en 500 poblaciones en nuestro país. Cuenta con un centenar de empleados ya que su funcionamiento es diferente al del resto de empresas de reparto a domicilio. No funciona con riders, como Deliveroo o Glovo, sino que opera como un intermediario entre el consumidor y el restaurante. El envío del producto viaja a cuenta del restaurante, o de empresas externas, como por ejemplo Seur, que son contratadas para portar la comida.

startups españolas

Los ‘riders’, obligados a pedalear hacia el precipicio de la precariedad

Los repartidores de Glovo, a los que llamaron glovers, se preparan para una jornada de paros en Madrid. Reivindican mejoras en sus condiciones laborales,...

En términos globales la empresa londinense registró unos ingresos de 358,40 millones de libras (402.000.000 euros), en el primer semestre de este año, lo que supuso un aumento de más del 45%, respecto al ejercicio anterior. Además, aumentó considerablemente sus beneficios brutos hasta los 82,7 millones de libras (más de 92 millones de euros).

Desde su llegada a España, Just Eat no ha hecho más que crecer. En 2017 superó los 20 millones de pedidos, y en los últimos dos años ha pasado de 5000 a los 8000 restaurantes adscritos. Su modelo de negocio se basa en recabar un porcentaje entre el 12 y el 14 % del precio por cada pedido, y su oferta es muy extensa: más de 60 tipos de comida: mediterránea, japonesa, americana, tailandesa, etc.

DELIVEROO, PRINCIPAL COMPETIDOR DE JUST EAT

Deliveroo es el competidor más directo de Just Eat, a pesar de que no son modelos de empresa parejos. Cubre el mismo segmento de negocio ya que también se dedica al reparto de comida a domicilio, pero con diferencias. Just Eat ejerce sólo de intermediario entre el usuario y el restaurante, mientras que Deliveroo está presente en todo el proceso. El pedido se encarga a través de la web o app, y son sus riders los que reparten los productos, (los famosos repartidores que pedalean por las ciudades con las mochilas gigantes sobre sus hombros).

Deliveroo se fundó en Reino Unido en 2013 y desde entonces se ha expandido en más de 200 ciudades, en 13 países de Europa, Asia y Australia. Cuenta con 1.500 trabajadores en plantilla y miles de riders por todo el mundo. La última valoración de la empresa figuraba en torno a 1.700 millones de euros.

En nuestro país, según un estudio que encargó la propia filial española, la entidad ha generado 27 millones de euros, entre compras, ventas, proveedores, personal, etc., y cuenta con más de 2000 restaurantes adscritos.

El modelo de empresa de Deliveroo está rodeado de polémica. El pasado mes de julio la justicia falló a favor de un rider, que denunció a la matriz por su condición de autónomo y no de asalariado. La juez alegó que la empresa debería haber pagado las cuotas a la Seguridad Social porque la relación civil que existía entre ambos escondía en realidad una relación laboral.

La polémica radica en que los repartidores son considerados colaboradores por la empresa, mientras que ellos alegan que son falsos autónomos y no freelance, ya que no tienen liberta de horarios y dependen de la empresa para desarrollar su jornada.

La principal reivindicación radica en el tipo de contrato, pero también focalizan sus quejas en las horas mínimas y en los pedidos. Exigen un mínimo de dos salidas a la hora, ya que por cada reparto el rider se lleva algo más de cuatro euros.

Uber ya cuenta con su propia empresa de reparto de comida a domicilio, Uber Eats, con un modelo similar al de Deliveroo. En España se ha instalado en cuatro ciudades, Madrid, Barcelona, Zaragoza y Valencia, y está presente en más de 200 de todo el mundo. El negocio está en plena expansión ya que colabora con casi 100.000 restaurantes en el ámbito global. La empresa pelea por plantar cara al principal competidor, Just Eat, que ya nota la presión sobre sus hombros.

Comentarios