El rostro de la Reina Letizia siempre está en el punto de mira, y no es para menos, es la representante de España en el extranjero y, además, una de las mujeres que más retoques estéticos se ha realizado en los últimos años y es que no podemos decir que el rostro de Doña Letizia sea muy natural. Está todo operado.

Ahora bien, ¿Por qué parece que no solo tiene una cara, sino que tiene más de dos? Es cierto que todos, dependiendo del día, podemos tener un aspecto u otro, pero lo de la Reina Letizia es demasiado exagerado. A continuación vamos a conocer los inquietantes rasgos personales de la Reina Letizia, y no nos referimos a su personalidad, que esa ya la conocemos de sobra, sino a su físico.

Las cejas inexistentes de la Reina Letizia

Aunque hoy en día las cejas de la Reina Letizia están más pobladas, es cierto que hace un tiempo las llevaba tan finas que apenas se notaban, ¡Tenía que pintárselas! Lo curioso es que el color de sus cejas, el real, no es tan claro como para que no se le noten. ¿También llegó a teñirse las cejas o, simplemente, se las quitaba y luego se maquillaba?

Esto siempre será un auténtico misterio, aunque nosotros apostamos porque se las teñía de igual color que el pelo (cuando las cejas hay que dejarlas un tono más oscuro). Esto, además, hacía que Letizia pareciese aún más bruja de lo que parece hoy en día. Vaya joya de Reina consorte.