Durante años la Inteligencia Artificial (IA) se ha tomado como un recurso para la ciencia ficción. Pero ha llegado su momento. Ahora, tanto las empresas como la sociedad en su conjunto pueden aprovecharse de este recurso tecnológico. Un ejemplo son las redes de infraestructuras para servicios esenciales que necesita la ciudadanía. Su momento ha llegado.

Primero, lógicamente, han sido las empresas directamente ligadas a la tecnología la que han aplicado la Inteligencia Artificial. Móviles, ordenadores, computación… ese ha sido el terreno abonado para el desarrollo de la IA. Pero su campo se amplía, ahora mismo, a otros muchos sectores.

Así, mediante algoritmos y analítica avanzada, la Inteligencia Artificial es capaz de revelar información relevante, anteriormente oculta en las enormes bases de datos de las empresas de infraestructuras. Además, gracias a la capacidad de computación de los actuales ordenadores se hace posible incorporar nueva información a las bases de datos que la inteligencia artificial procesa para continuar “aprendiendo” con cada bit de información adicional, actualizando e identificando nuevos patrones ocultos en los datos.

Mediante algoritmos y analítica avanzada, la Inteligencia Artificial es capaz de revelar información relevante

De este modo, la Inteligencia artificial permite construir herramientas que aumentan las capacidades de los humanos para tomar decisiones, y de esa manera mejorar los resultados de las empresas de infraestructuras y generar nuevas vías de crecimiento de forma continuada. La IA permite una toma de decisiones más analítica y contrastada.

REDEXIS, APLICACIÓN DIRECTA

En este contexto, ha llegado el turno para que las empresas inicien la aplicación y desarrolla de estrategias basadas en este tipo de tecnología. Y lo bueno es que se puede adaptar a cualquier sector. Así, Redexis es pionera en la aplicación de la Inteligencia Artificial al sector de infraestructuras, con modelos de IA ya consolidados e implantados en su operativa que están multiplicando el crecimiento y han permitido materializar eficiencias anteriormente inabordables.

Con esta nueva tecnología y otras medidas, la compañía ha logrado demostrar que es posible multiplicar por cuatro el ritmo de crecimiento en nuevos usuarios de un sector maduro que venía creciendo un 1% anual en el número de usuarios.

La Inteligencia artificial permite construir herramientas que aumentan las capacidades de los humanos para tomar decisiones

No obstante, para llegar al punto de madurez adecuado ha habido que caminar con paso firme en un proceso de innovación que no siempre es sencillo.

EL CAMINO DE LA IA

En primer lugar, la compañía se enfocó en algoritmos para mejorar la eficacia comercial de los agentes de ventas mediante la identificación de los clientes potenciales con mayor propensión a cambiar a gas natural, basados en datos de comportamiento de compra usuarios ya conectados o de potenciales usuarios que declinaron conectarse. Estos algoritmos permiten enfocar la actividad comercial sobre aquellos usuarios que pueden tener un mayor interés en conectarse a las redes de gas natural.

En definitiva, una máquina entrenada, que continuamente aprende de bases de datos actualizadas, identifica y prioriza la acción comercial sobre los potenciales usuarios con mayor interés en conectarse al gas, en lugar de hacerlo basado únicamente en la intuición de los agentes de ventas. Probada la eficacia real de estos algoritmos en un piloto sobre el mercado de una zona geográfica, la compañía incorporó en sus procesos comerciales y facilitó a sus agentes de ventas la información facilitada por la máquina, permitiendo multiplicar x2,5 veces la eficacia comercial de los agentes de ventas.

QUÉ HA PERMITIDO LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

La adopción de la Inteligencia Artificial permite el incremento de la productividad de determinados puestos de trabajo (en el caso de Redexis agentes de ventas, técnicos de diseño de red, técnicos de trabajos de campo), que se traduce en una mayor competitividad de las empresas y en un refuerzo de los planes de crecimiento de las empresas y nuevas contrataciones a lo largo de toda la compañía. Además, se genera empleo al incorporar unidades específicas de inteligencia artificial.

En el caso de Redexis, la compañía prevé invertir más de 600 millones en los próximos dos años en el desarrollo de redes de gas natural que gracias a la IA podrá ser más eficaz y supondrá una maximización de los recursos dedicados a la construcción de infraestructuras.