Amancio Ortega Inditex
Amancio Ortega, fundador y máximo accionista de Inditex

El dos de junio de 2017, la acción de Inditex registró su máximo histórico. Poco más de medio año después, la firma textil de Amancio Ortega cotiza al mismo precio que hace dos años. Entre medias, Inditex ha perdido cerca de un tercio de su valor en Bolsa, y ha pasado de cotizar a 36,67 euros –máximo- hasta caer a los 26,6 euros por acción en los que cerró el lunes 12 de febrero. La debacle de Inditex ha evaporado 18.000 millones de euros del patrimonio de Ortega.

La situación que vive Inditex en estos meses es desconcertante. Por un lado, los números de la compañía son sólidos: la presentación de resultados –a principios de enero presentó los correspondientes a su tercer trimestre natural- han sido los mejores presentados hasta la fecha. La rentabilidad ha sido buena. La compañía mostró números que la sitúan entre las más solventes de Europa. Además, la calidad del beneficio –sin necesidad excesiva de apalancamiento- está también entre las mejores del continente.

Las buenas cifras se traducen en continuas recomendaciones de compra por parte de los analistas. La última se produjo este lunes 12 de febrero por parte de Deutsche Bank, la entidad teutona considera que el valor tiene un gran potencial alcista y recomienda comprar. Además, en cantidades generosas.

Entre los analistas que figuran en Thomson Reuter, la gran mayoría se decanta por comprar, en total 24 de 37, de los cuales ocho recomienda “comprar fuerte”

La acción de Inditex se ha disparado tras la recomendación del Deutsche Bank. Pese a que pueda parecer ser un importante empujón para abandonar el bache, todavía queda por ver el recorrido que tiene. La duda del efecto, más allá de un par de días, está en que las recomendaciones en Inditex son casi diarias. Entre los analistas que figuran en Thomson Reuter, la gran mayoría se decanta por comprar, en total 24 de 37, de los cuales ocho recomienda “comprar fuerte”. Pese a todo, que exista tal consenso sobre comprar Inditex en los últimos meses no ha tenido efecto positivo en la acción.

Entonces, con unos resultados sólidos –prácticamente de récord- y con importantes recomendaciones de compra, ¿A qué se debe que la acción se haya desplomado estos meses? Aquí está la pregunta del millón para Inditex. La clave está en descifrar si es quizás una simple corrección en un sector en el que ha entrado un competidor desmesurado, el sector online con Amazon a la cabeza. O por el contrario, se trate de un cambio de paradigma dentro del sector.

El naufragio de Prisa

Prisa es uno de los mayores desastres que ahora mismo cotiza en Bolsa, cada día está más cerca de desaparecer por las nefastas decisiones financieras de Cebrián

La última opción es la que más mentes recorre en los últimos meses. En la última década, Inditex ha sido un ejemplo para un gran número de firmas, primero por mejorar cifras incluso con la crisis galopante que vivió occidente, con España muy perjudicada. En segundo lugar, porque una vez superada la crisis ha sido la firma que mejor se ha enfrentado a los gigantes tecnológicos. De hecho, la firma de Amancio Ortega había encadenado casi una década de crecimiento de valor en bolsa, hasta este 2017. En lo que va de 2018, la firma ha perdido cerca de un 8,4% aumentando su incertidumbre sobre su futuro. Antes de la recomendación del Deutsche llegó a caer por encima de los dígitos.

Una a una, desde la más grande hasta la más pequeña ha ido sucumbiendo a los nuevos aires que llegan desde más allá del Atlántico. El sector retail apenas es capaz ya de mantener el ritmo. Inditex ha sido de las últimas firmas, pero ha terminado sucumbiendo –al menos por el momento-. Aunque otras ya lo habían hecho mucho antes, sea por la crisis o por la llegada de los nuevos competidores.

¿Sigue los pasos Inditex de H&M?

La situación por la que atraviesa Inditex, de alcanzar un máximo y empezar a perder fuelle, ya lo ha vivido antes otro gigante del sector. También en verano, en este caso de 2015, H&M alcanzaba su máximo histórico en bolsa. La firma, al igual que la española, mostraba un balance sólido, con ingresos crecientes año a año y fuertes revalorizaciones.

Evolución bursátil de Inditex y H&M.

Tras tocar el máximo, intenta superarlo hasta en dos ocasiones, la firma empieza a caer en bolsa. La caída es continua pero no especialmente brusca al principio, casi siempre coincidiendo con los resultados trimestrales. En ellos, se aprecia una ralentización del crecimiento de los ingresos que le va restando potencial a la acción. En los últimos presentados, el desgaste ya es evidente y la caída se acelera. En definitiva, desde máximos H&M se ha desplomado más de un 50%.

Hasta el momento, Inditex ha mostrado una mayor solidez en sus cuentas que H&M pero es cierto que los ingresos netos de la firma de Ortega se están erosionando. Ese fue el principio de la caída de H&M, por lo que la alerta está dada. Por el momento, el esbozo de las próximas cuentas debería dar aire a Inditex, pero todo está muy en el aire. Con todo ello, serán los inversores quienes deban decidir si están ante una corrección o ante un cambio importante en el propio sector.

Comentarios