Ikea

Ikea es el paraíso de los muebles, un lugar enorme en el cual, tenemos mucha facilidad para perdernos. El lugar está muy bien, pero hay quien dice que es un auténtico laberinto del cual no podrás volver. Bromas aparte, es un sitio muy bueno para comprar muebles, pero también es verdad que con algunos trucos, se le puede sacar más partido.

Un novato en Ikea, acabará comprando productos que no necesita, pagará más dinero y además, acabará muy cansado por ir cuando hay demasiada gente. Si no quieres ser un novato, debes leer estos 10 trucos y atajos para ir al Ikea sin morirnos en el intento.

En Ikea no es oro todo lo que reluce

Ikea

Antes de ir a Ikea, hay que tener algo claro. No todo es lo que parece. Cuando vemos los anuncios, el catálogo y vemos la exposición, todo es como un sueño, como esa casa perfecta que todos queremos. Sin embargo, al final nunca queda igual la decoración en casa.

La razón por la cual pasa ésto, es sencilla. En este establecimiento, los empleados tratan de colocar todo de forma perfecta, y se dedican a eso. En cambio, nosotros en casa lo colocamos como nos parece. De este modo, antes de comprar, ten en cuenta que la calidad de la demo no representa el producto final.

Comentarios