Ikea
Ikea

La multinacional Ikea abrió su primer restaurante en 1960 en Suecia, pero hasta 1996 sus famosas albóndigas no llegarían a España, concretamente a Alcorcón (Madrid) y Badalona (Barcelona). Desde entonces, sus innovaciones en comida han tratado de relanzar unas ventas que parecen estancadas y ligadas a la evolución del negocio principal: los muebles. Motivo por el cual es difícil que esta pata del negocio sobreviva de forma independiente en nuestro país.

Peregrinar a los grandes centros comerciales o polígonos para comprar es un hábito muy arraigado en España. Pero no solo aprovechan para realizar la compra semanal o de ropa, sino que también acceden a otros servicios, como la restauración. Y aquí es donde Ikea trata de hacerse un hueco a través de una oferta low cost. Sin embargo, le está costando un poco.

En 2017, Ikea Ibérica (nombre de la sociedad con la que opera en España) facturó 1.326 millones de euros. De estos, 1.267 millones corresponden a la venta de muebles y complementos, mientras que el resto –58,2 millones de euros– procede de su negocio de restauración, según datos del registro mercantil recogidos por Insight View.

DIA

DIA hace experimentos para controlar a los consumidores

Algunos supermercados como DIA en España han comenzado a experimentar con el reconocimiento facial, una práctica para controlar a los usuarios que requiere de la autorización de estos.

Diez años atrás, este negocio recogía 37,2 millones de euros en ventas –21 millones menos que en 2017–. Es cierto que la parte de restauración ha ido creciendo, pero lo ha hecho en la misma proporción que la venta de muebles y, por tanto, que la facturación en su conjunto. Es decir, si Ikea elevaba sus ventas de muebles a 1.235 millones de euros en 2016 por ejemplo, sus restaurantes también crecían hasta los 55,6 millones (3 millones más que en 2015, cuando alcanzó los 52,6 millones de euros).

Ikea
Evolución de las ventas de Ikea entre 2008 y 2017 (en miles de euros)/Merca2

De igual forma, si la comercialización de muebles bajaba también lo hacía la facturación en comida. Los años 2009, 2012 o 2013 son un claro reflejo de esta situación.

¿RESTAURANTES IKEA INDEPENDIENTES?

Al final, la venta de sus aclamados perritos calientes está estrecha y directamente relacionada con el negocio del principal producto, lo que indica que la restauración en España para la compañía es y será un producto complementario. En sus zonas de comida solo se consume aprovechando el momento de comprar una mesa o una estantería, por ejemplo.

Algo que reconocen desde la compañía. “Tanto los puntos de entrega de mercancía que sirven café y bollos de canela como los restaurantes temporales abiertos en Londres, París y Toronto han tenido una respuesta muy positiva. Ikea Food está enfocado a crear nuevas formas de encuentro con sus clientes, aunque no se han tomado decisiones sobre la apertura de restaurantes Ikea independientes”.

Sin embargo, la previsión es que este negocio siga aumentando en el próximo año. La marca de muebles espera crecer un 2,7% en facturación. Además, en los próximos 10 años tiene previsto alcanzar las 25 o 30 tiendas en España, con la vista puesta en que el 80% de los españoles tenga un Ikea a menos de una hora.

No obstante, el único problema para aumentar las ventas en restauración viene por la apuesta online de la marca sueca. Las ventas de este canal provocarían que los clientes no acudieran a los centros de Ikea de forma física y, por tanto, que no comieran en alguno de sus espacios.

INNOVACIÓN VEGANA PARA ATRAER A MÁS PÚBLICO

Actualmente, Ikea cuenta con 15 tiendas repartidas por todo el territorio nacional donde sus clientes puede acceder a un aperitivo rápido o desayunar, almorzar y cenar. De hecho, la empresa atrae a estos con un café gratis con la tarjeta Family. Además, también ofrece productos suecos, especialidades locales, u opciones más saludables, vegetarianas e incluso veganas.

Aquí es donde la empresa sueca está realizando nuevos experimentos, entre ellos las famosas albóndigas suecas o perritos calientes en versión vegana, como ya anunció en febrero de este año. Estos últimos se han convertido en la sensación de los clientes que acuden a cualquiera de sus establecimientos, debido a su bajo precio. Desde 0,75 dólares o 0,60 euros se puede consumir este producto.

Además, Ikea cuenta con la colaboración del laboratorio danés Sapce 10, a través del cual diseña los platos que servirá en un futuro. Insectos, algas u otros tipos de hierbas serán los protagonistas de platos, donde no faltarán ni las albóndigas ni los perritos calientes. En la actualidad, la firma cuenta con cerca de 400 restaurantes en 48 mercados.

El área de restauración de cada una de las tiendas Ikea comprende tanto restaurantes con sello de Q de Calidad, como las áreas de bistró y las tiendas de alimentación sueca, y es también pieza clave dentro de la experiencia global de compra.

La realidad de Mercadona: mujeres cajeras y hombres jefes

La mayoría de los puestos directivos de Mercadona están ocupados por hombres, a pesar de que el 64% de la plantilla son mujeres.

“El área de Ikea Food está en continuo desarrollo para satisfacer el creciente interés de los consumidores hacia el mundo de la alimentación y la gastronomía. Nuestra gama de productos se sigue ampliando para incluir alimentos más sanos y sostenibles”, señalan desde la multinacional.

Comentarios