Iberdrola
Imagen | Bloomberg

Paso a paso las renovables cogen hueco. Después de una larga negociación, los representantes del Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea han llegado a un acuerdo por el que la Unión Europea se compromete a que en el horizonte de 2030 por lo menos el 32% de la energía consumida tenga su origen en fuentes renovables. Sin duda un éxito. Aunque había que conocer la opinión de las compañías privadas. Iberdrola, una de las primeras en pronunciarse, se ha mostrado satisfecha.

En cuanto al acuerdo, queda a medio camino entre el 27% que pedían inicialmente los países miembros y el 35% que reclamaba la Eurocámara para cumplir con los objetivos europeos del Acuerdo de París contra el cambio climático.

Así, el objetivo alcanzado llega después de que países como España o Italia, con nuevos gobiernos, abogaran este pasado lunes en un Consejo de ministros europeos de Energía en Luxemburgo por una ambición más elevada que la inicialmente prevista entre los países. Aunque también cabe recordar, como ha publicado MERCA2 esta semana, que el volumen de emisiones contaminantes sigue creciendo, por lo que todo esfuerzo es poco.

IBERDROLA, SATISFECHA

Ante este escenario, faltaba por conocer la opinión la opinión de las principales energéticas. En el caso de Iberdrola, califica de muy buena noticia para la industria y la economía española y europea. Según la compañía, “se abren nuevas oportunidades en términos de generación de empleo y riqueza en un sector en el que las empresas españolas y europeas están muy bien posicionadas”.

renovables

El paripé de las renovables tiene consecuencias: se disparan las emisiones

Cuando los países hablan de contaminación conceptualizan todo en base a objetivos. Éstos pueden ser más o menos ambiciosos. Ahí se queda todo. Esta...

Iberdrola considera que “el objetivo mínimo del 32% de energía renovable, establecido en el acuerdo para 2030, es alcanzable y está sustentado en la evolución que han experimentado las tecnologías renovables en los últimos años, que ha hecho posible disponer de una energía competitiva, segura y asequible”.

Fuentes de la compañía argumentan que “decisiones como esta nos permiten actuar contra los efectos del cambio climático, apoyar una transición justa y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, al tiempo que reducimos paulatinamente la dependencia energética exterior de nuestra economía”.

Asimismo, Iberdrola aplaude la ambición que los países europeos han demostrado con este acuerdo en materia energética y ambiental, así como su compromiso al desplegar mecanismos y decisiones concretas para avanzar en el proceso de descarbonización y electrificación de la economía y aprovechar todas sus oportunidades.

Comentarios