Ibercaja
El presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre. Foto: Apie.

El presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, ha expresado su confianza en salir a bolsa antes de que termine el plazo legal previsto a finales de 2020. Del mismo modo, ha confirmado que para el banco esta decisión “es buena”.

La Fundación Ibercaja tiene el compromiso de reducir su peso accionarial en el banco del 87% a una cifra inferior al 50% antes de que finalice el año que viene. Aguirre ha confirmado que “hay opciones de salir a bolsa antes” en durante su ponencia en el XXXVII Curso de Economía que la Apie organiza en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. “No nos hemos hecho otro planteamiento”, ha insistido.

No obstante, ha recordado que todas las leyes son modificables y que el límite temporal podría ser ampliado, como ha ocurrido en otros casos (Bankia, para ser más concreto). Pero “hoy por hoy”, Ibercaja no tiene en mente solicitar una prórroga. La operación se preveía para esta primavera, pero se retrasa.

Luis de Guindos

De Guindos: “Hay tiempo para continuar con la privatización de Bankia”

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, ha declarado que “hay tiempo para continuar con la privatización de Bankia” ya que la...

En cualquier caso, Aguirre ha reconocido la posibilidad de que el mercado esté “durísimo”. En ese caso, ha afirmado que la Fundación tendrá que salir de la entidad con un sacrificio de precio “temporal”, ya que considera que a medio plazo recuperaría su rentabilidad, por lo que el presidente de Ibercaja no está preocupado por ello.

Aguirre ha destacado que ser una empresa cotizada cuenta con grandes ventajas para su modelo de negocio por las oportunidades que puede presentar en el futuro tener acceso al mercado de capitales y por su efecto en una gestión más estandarizada con el resto del sector. En el lado negativo, ha indicado que la volatilidad “puede llevarte a tomar decisiones incorrectas a corto plazo”.

De todas formas, el presidente de Ibercaja ha expresado que “en el medio y largo plazo, somos una inversión interesante para cualquier inversor que quiera obtener una cierta garantía y rentabilidad” por su modelo de negocio muy vinculado a la gestión financiera y poco a los tipos de interés.

IBERCAJA, CON FUTURO SIN FUSIONES

Con la salida a bolsa en el horizonte cercano y sin visos de cambiar de planes, Aguirre ha afirmado que es “perfectamente posible” ser una entidad independiente y aguantar en el mercado sin fusionarse con otra entidad mediana o grande.

De hecho, lo ha descrito como “clarísimamente posible”. “Dentro del sector hay algunas no cotizadas, como Kutxabank o Abanca, y es perfectamente posible aguantar con ese tamaño”, ha indicado. “La clave es encontrar cómo optimizar todas las variables para tu modelo de negocio“, ha ahondado. Es más, el máximo directivo de Ibercaja ha puesto en valor que “el banco más rentable de manera recurrente no es el más grande, si no el que mayor capacidad de adaptación muestra”.

Así, ha abogado por la “biodiversidad por tamaño” y cree que el auténtico desafío y lo imprescindible para las entidades es configurar un modelo de negocio que sea “sólido financieramente y atractivo” en retribución de capital con los márgenes que genera.

En esta línea, ha hecho hincapié en que finalmente el objetivo es obtener una rentabilidad del capital suficiente para el mercado, que se encuentra entre el 8% y el 10%, y ha resaltado que sí que se puede conseguir esta meta, “incluso con los tipos de interés y la previsión de tipos actual”.

Por otro lado, ha resaltado que la sociedad “instantánea” hace que la oferta de productos y servicios tenga que ser cada vez más “un traje a medida de cada cliente, con un precio muy competitivo y con una calidad y agilidad cruciales“. En concreto, ha alertado de que los operadores que no cumplan con estos mandamientos “serán excluidos del mercado por el juez más imparcial que existe”, el cliente.