homeaway

Palma de Mallorca ha sido la primera en prohibir las viviendas de alquiler turístico, situación que preocupa en el sector por el efecto llamada que podría provocar en otras urbes saturadas de turismo, especialmente Madrid. La última en pronunciarse ha sido HomeAway, que muestra su temor a que se lleven a cabo iniciativas de este tipo y alerta del impacto económico que tendría y del aumento de la economía sumergida.

“El temor está ahí, puesto que es una iniciativa que se quiere llevar adelante”. Así de rotundo se muestra a MERCA2 el director general para el Sur de Europa de HomeAway, Juan Carlos Fernández Pérez, ante la posibilidad de que la capital prohíba las viviendas de vacacionales a las que el ayuntamiento culpa del problema del aumento del precio del alquiler residencial. “No se justifica por la situación en determinados distritos de la capital, como el Centro y Lavapiés. Son los sitios donde más turistas van, pero la localización de las viviendas no están solo en estas zonas. Muchas de ellas se ubican a más de 20 minutos”, apunta.

Además, esta prohibición podría tener un impacto negativo sobre la economía. “No podría ofrecer una cuantificación, pero habría cientos de familias que tendrían inseguridad jurídica y económica con respecto al mantenimiento de las viviendas y negocios”, afirman desde HomeAway.

pisos-turisticos

“Los pisos turísticos no son culpables de la subida del alquiler en Madrid”

Madrid Aloja defiende que los pisos turísticos no son culpables de la subida del precio del alquiler y denuncia que el Ayuntamiento quiera ilegalizarlos.

El sector de la vivienda turística genera un impacto económico de 124.000 millones de euros en los dos últimos años, según el ‘V Barómetro del Alquiler Vacacional en España’ de HomeAway y la Universidad de Salamanca. Además, otro de los problemas que recuerda Fernández es que estas prohibiciones “provocan que una parte de la actividad vaya a la economía sumergida”.

Desde HomeAway también denuncian que se está generando “mucho ruido” sobre las viviendas de uso turístico, especialmente por parte de los hoteleros. “Cuando hablamos de saturación en casos como Magaluf no son las viviendas de alquiler vacacional las que traen 2.000 personas en una semana, son los hoteleros con sus paquetes. El público de vivienda vacacional es sobre todo familias”, detalla Fernández.

LEGISLACIÓN COMPLICADA

En España, las competencias sobre viviendas de alquiler turístico están reguladas por CCAA y municipios, por lo que en muchos casos son muy distintas unas de otras. “No solo son 17 comunidades autónomas, sino las legislaciones de los municipios. Por lo que es inmanejable los múltiples cambios o requisitos de cada localidad”, señalan desde la plataforma de alquiler vacacional.

Desde HomeAway lucharán a través de la recién creada Asociación Española de Plataformas Digitales de Alquiler Temporal (PAT) por homogeneizar las normativas con la “voluntad de establecer acuerdos encaminados a una regulación justa”. De hecho, con el Ayuntamiento de Barcelona colaboran para avanzar en el cumplimiento de la legalidad y hacia un turismo más sostenible.

CRECE EL USO DE VIVIENDA TURÍSTICA EN ESPAÑA

Independientemente de la polémica que acompaña a este tipo de alquileres turísticos, lo que los datos muestran es que este negocio crece en España. En los dos últimos dos años, la vivienda turística ha sido utilizada en 110 millones de viajes: 29 millones por parte de los residentes en España (7 millones más que en 2017) y 81 millones en el caso de los residentes en el extranjero, según el barómetro.

De hecho, el 85,3% del impacto económico (el gasto total de los viajeros que usan VT, incluyendo pago de alquiler y resto de gastos) en 2017 fue generado por turistas de estas tres nacionalidades. El gasto total de españoles y extranjeros en los dos últimos años alcanza los 124.313 millones de euros.

Asimismo, solo el 28,9% del total de lo gastado por los extranjeros se dedicó al pago de su alojamiento, mientras que, en el caso de España, solo un 23,7% de lo gastado durante su estancia se dedicó al alquiler.

El sector de la vivienda turística genera un impacto económico de 124.000 millones de euros en los dos últimos años. De ellos, 18.000 millones de euros fueron generados por los residentes en España, lo que representa 4.000 millones más que lo obtenido en el informe de 2017. Por su parte, los residentes en el extranjero han generado 106.000 millones de euros en los dos últimos años. Si se atiende solo a 2017, el impacto generado por los residentes en España fue de 9.087 millones de euros y por los residentes en el extranjero, de 53.069 millones de euros.

Comentarios