El Corte Inglés

Varios consejeros de El Corte Inglés están siendo objeto de seguimientos y grabaciones clandestinas. Las víctimas de los mismos son, al menos, el consejero independiente Manuel Pizarro, el presidente Dimas Gimeno, altos directivos de la compañía, y algún ex consejero que aún tiene influencia en la empresa. Estos seguimientos han sido contratados a personal ajeno a la seguridad de El Corte Inglés y han incluido grabaciones de encuentros privados. Estos seguimientos siguen activos en el momento de publicación de esta información.

Según ha podido confirmar Merca2 de tres fuentes independientes, al menos tres equipos especializados en inteligencia han estado dedicados a los seguimientos a miembros del Consejo de Administración y directivos como el CEO de la compañía, Jesús Nuño de la Rosa.

Estos seguimientos coinciden con el hallazgo de un micrófono oculto en la vivienda del presidente, Dimas Gimeno, como informaba Merca2 la semana pasada. Gimeno denunció los hechos ante la Policía Nacional, que ha encargado a la Brigada Central de Información la investigación de los hechos. Las pesquisas avanzan a buen ritmo.

El Corte Ingles

Escándalo: Descubren micrófonos al presidente de El Corte Inglés

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, ha denunciado ante la Policía Nacional la localización de un micrófono en su domicilio particular. Además,...

En el contexto de una fuerte batalla accionarial entre las familias herederas de los fundadores de la compañía, la empresa se ha roto en dos bandos casi irreconciliables. Es en este ambiente irrespirable en el que varios equipos ajenos a los servicios de seguridad de El Corte Inglés reciben el encargo de estos seguimientos a personajes clave.

Merca2 ha podido constatar que entre los equipos contratados al menos uno estaba formado por funcionarios de la Policía Nacional, un hecho no solo irregular sino absolutamente ilegal. Varias fuentes aseguran que estos agentes forman parte de la unidad de protección de personalidades (escoltas) con base en la calle Federico Rubio y Gali de Madrid. Las mismas fuentes aseguran que el coordinador de este equipo –en el que puntualmente podrían haber estado también agentes de la Guardia Civil– es un funcionario de la Policía Nacional con las iniciales R.R. Las mismas fuentes hablan de vinculaciones familiares de ese policía con una directiva del El Corte Inglés, sin que Merca2 haya podido confirmarlo.

Los consejeros y directivos eran seguidos por equipos que trabajaban con técnicas de vigilancia sofisticadas, ya que casi todos los investigados cuentan con servicio de escolta y coche oficial de la compañía.

EX AGENTE DEL CNI

Otro de los equipos contratados está vinculado a un agente veterano del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) con cierta notoriedad pública. Se trata de un grupo de investigación de élite que ha estado implicado en diferentes asuntos vitales para la seguridad nacional. El ex agente, ya retirado del CNI, hace trabajos esporádicos para el Centro que dirige el general Sanz Roldán. Ellos fueron los que detectaron que había más agentes trabajando en la zona haciendo seguimientos. De hecho, en un momento casi kafkiano unos equipos estaban controlando a los otros para saber exactamente qué estaba pasando, en un ambiente de enorme confusión.

En el caso de Dimas Gimeno, no solo fueron controlados sus movimientos, sino que también los de sus familiares, singularmente su hermano Miguel Ángel, que a su vez es directivo de la compañía. Uno de los equipos logró grabar un almuerzo en un reservado de Madrid de Miguel Ángel Gimeno con un ex consejero y un alto directivo de la compañía que también forma parte del Consejo de Administración.

CAMBIO DE OBJETIVOS

Algunos de estos equipos no fueron contratados ad-hoc para estas investigaciones, sino que ya estaban trabajando en otros asuntos internos. Su encargo inicial fue controlar a otro alto directivo, que estaba en plena pugna por ampliar sus competencias corporativas, hasta ahora en manos de empleados de larga trayectoria. Cuando estaban en estas labores, el foco de atención se trasladó a la guerra accionarial entre familias, y los objetivos de este avezado grupo de investigadores se cambiaron a consejeros y ex consejeros de El Corte Inglés.

Estos equipos no están vinculados a la poderosa compañía de seguridad Mega2, propiedad del ex comisario Joaquín Domingo Martorell y la familia de Juan Carlos Cernuda, veterano responsable de los asuntos de seguridad de El Corte Inglés. Mega2, que ha recibido cuantiosos contratos de El Corte Inglés sÍ proporciona determinadas facetas de seguridad a la cúpula de la compañía, como las alarmas instaladas en sus domicilios particulares. De hecho, según ha sabido Merca2, el personal de Mega2 incluso dispone de las llaves de algunos de estos domicilios.

EL PODEROSO DEPARTAMENTO DE SEGURIDAD DE EL CORTE INGLÉS

El servicio de seguridad es un departamento especialmente poderoso en esta empresa de más de 100.000 trabajadores. Dirigido secularmente por un antiguo escolta de Isidoro Álvarez, Juan Carlos Fernández Cernuda, ahora la responsable oficial es la ex inspectora de Policía Catalina Polán. Fernández Cernuda se ha mostrado mucho más que un escolta ascendido. Su certera labor le hizo crecer en la estructura de El Corte Inglés hasta hacerse insustituible para los altos mandos de la compañía. Polán ha sido una muy cercana colaboradora de Cernuda, que se ha retirado al departamento de Protección de datos, muy importante, pero menos aparatoso que la seguridad.

No solo la seguridad de los centros y de las tecnologías y procesos industriales es clave. La seguridad de El Corte Inglés se ha encargado de cuidar y proteger a la cúpula de la compañía con todo un cuerpo de escoltas. Hasta tal punto llega la protección, que algunos consejeros se han sentido casi más controlados que protegidos por su propio servicio de seguridad. “Son unos tipos estupendos, pero sé que pasan informes de todo lo que hago”, explica un directivo que cuenta con este tipo de protección y está siendo objeto de seguimientos aún hoy.

Hay consejeros que llevan décadas con protección, que los acompaña incluso cuando van a sus regiones de origen, en días más de asueto que de negocios. Isidoro Álvarez en persona era una de estas personas absolutamente monitorizadas por su propio servicio de seguridad.

INFORMACION DECISIVA DE EL CORTE INGLES

Las alianzas o directamente los cambios de bando son decisivos en la batalla que se libra en el Consejo de Administración de El Corte Inglés. Las familias están violentamente peleadas y en ese contexto los consejeros independientes o la fidelidad de los empleados ascendidos hasta el consejo puede dar quitar la dirección de la compañía de los grandes almacenes. También la postura que pueda tomar el consejero catarí en representación del jeque Al Thani. En este sentido la información es clave.

El ambiente en la sede madrileña de la empresa, en la calle Hermosilla es de desconfianza absoluta. De ahí que el presidente quisiera hacer notar que quería registrar y barrer micrófonos en su despacho, ante la oposición rotunda y física de la jefa de seguridad, Catalina Polán.

Gimeno ha recurrido a los servicios de la prestigiosa empresa de inteligencia y seguridad Kroll. Para hacer los rastreos de micrófonos fue otra compañía británica, Valkyrie, la encargada. Ellos fueron los que localizaron el micrófono en el despacho que Dimas Gimeno tiene en su casa. Otros consejeros de El Corte Inglés siguen fiados a la protección que les proporciona la propia compañía.