gobierno
Foto: Bloomberg.

El Gobierno pretende electrificar el transporte español. Para ello trata de impulsar una ley que establezca que a partir de 2040 no se permitirá la venta de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono en España. Esto incluiría no solo a los modelos gasolina y diésel, también a los coches híbridos. 

Así se recoge en el borrador de la ley de Cambio Climático y Transición Energética que está preparando el Gobierno. Según han informado fuentes del ministerio para la Transición Ecológica a un grupo de periodistas, en 2050 el Gobierno prohibirá la circulación de todos los coches que emiten CO2 a la atmósfera.

El Gobierno propone un sistema eléctrico cien por cien renovable en 2050, por lo que es necesario una serie de acciones que lleven a este fin. Descarbonizar el transporte es una de ellas.

diésel

Ya no hay marcha atrás, el diésel desaparece

La profecía se está haciendo realidad. De tanto repetirlo parece que ya todo el mundo se lo cree. El diésel ha pasado de ser...

Antes de final de año el texto de la proposición de ley estará listo, aunque el ministerio ya ha enseñado a los partidos políticos el documento que contiene todos los elementos que se pretenden poner en marcha.

Entre los objetivos de la nueva ley es reducir en más de 100 millones de toneladas las emisiones de CO2 hasta 2030. Lo que equivaldría a una reducción del 20% en comparación con los niveles de 1990. Esta meta es mucho más ambiciosa que la que exige la Comisión Europea.

Asimismo, para ese año el 70% de la generación de electricidad tendrá que ser renovable, según el borrador del ministerio. Por su parte, el 35% de todo el consumo de energía de España deberá ser limpio.

OTROS PAÍSES TAMBIÉN LO HARÁN

La Unión Europea es pionera en la lucha contra el cambio climático. Otros estados europeos han caminado en la misma dirección que el Gobierno. En este sentido, Francia ha propuesto también una normativa similar que entrará en vigor en 2040. Asimismo, Reino Unido ha seguido la misma senda.

Por su parte, otros países pretenden una transición mucho más acelerada. Alemania y Holanda, entre otros, quieren que dentro de sus fronteras a partir de 2030 no se vendan vehículos que emitan directamente CO2 a la atmósfera.

Comentarios