Foto: Bloomberg.

General Motors (GM) ha vendido 185.000 vehículos eléctricos y se acerca al tope de 200.000 que estableció el Gobierno de Estados Unidos para aprovechar ayudas de 7.500 dólares (algo más de 6.500 euros) en la financiación de estos modelos.

La mayoría de las marcas estadounidenses están lejos del límite fijado hasta 2019 y siguen aumentado la producción. Por tanto, General Motors podría tener dificultades para vender coches eléctricos a partir de la segunda mitad del año, según el último informe de Bloomberg.

Los primeros 200.000 vehículos eléctricos que vende una compañía en Estados Unidos llevan consigo la opción de una ayuda federal de 7.500 dólares. Después de eso, sigue disponible para el resto del trimestre en que se alcanzó el objetivo y el siguiente, antes de bajar a los 3.750 dólares los dos posteriores y a 1.875 dólares los dos siguientes.

General Motors EEUU vehiculo electrico

Tesla ha superado el umbral de las 200.000 unidades vendidas, lo que significa que los casi 300.000 clientes que han reservado un Model 3 podrían quedarse sin la ayuda fiscal. El resto de marcas que ofrecen modelos con motor eléctrico encuentran en estas cifras una oportunidad de crecimiento en el mercado estadounidense frente a GM y Tesla. Además, esta medida podría aumentar las probabilidades de rentabilidad ya que a mayor producción menor coste por unidad en una economía de escala como es la automoción.

Tesla

El sueño chino de Tesla puede convertirse en pesadilla

El desembarco de Tesla en China puede salir muy caro a Elon Musk. Los analistas de Bloomberg calculan una inversión inicial de 10.000 millones...

Aunque el crédito fiscal se congeló en la Ley de recortes y empleos fiscales de 2017, parece poco probable que se elimine o aumente el límite en 2018, según las previsiones de Bloomberg. Kia, Mercedes, Honda y Volvo se encuentran entre los fabricantes de automóviles que recientemente han presentado nuevos modelos de vehículos eléctricos.

GENERAL MOTORS REDUCE BENEFICIOS Y CAE EN BOLSA

General Motors ha reducido su previsión de beneficios para 2018 por el aumento de costes de acero y aluminio debido a los aranceles impuestos por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. General Motors registró un beneficio neto atribuido de 3.436 millones de dólares (algo más de 2.984 millones de euros) en el primer semestre de 2018, lo que supone un 19,4 % menos respecto al mismo periodo del año anterior, tal y como anunció la empresa los últimos días de julio.

La compañía con sede en Detroit (Michigan) argumentó que estas cifras se deben al impacto de 1.138 millones de dólares (988 millones de euros) que conlleva la reestructuración de su división de Operaciones Internacionales. GM ha reducido su presencia en algunos mercados y centrado sus recursos en otros que ofrezcan más retorno.

El mercado recibió con dudas los resultados semestrales. Desde los máximos anuales situados en los 44,85 dólares (11 de junio de 2018), los títulos de la marca han sufrido un fuerte retroceso. El 15 de agosto tocaron suelo sin llegar al soporte de los 35,8 dólares y el 20 de agosto cerraron a 36,77 dólares, un 18 % menos comparado con los máximos de junio.