GM, General Motors
Foto: David Paul Morris para Bloomberg.

A veces crear miles de puestos de trabajo es motivo de alegría. Significa que la compañía va bien. Sin embargo, en ocasiones despedir una cantidad innombrable de personas también es algo bueno. Las multinacionales son así. El mundo al revés. Multitud de empleados en la calle ‘por el bien de la empresa’. Pero quizá esto no sea más que el principio del fin de General Motors (GM). Cerca de 14.000 trabajadores dejarán de formar parte del fabricante automovilístico, ya que cerrará siete plantas en todo el mundo.

El eufemismo que General Motors utiliza es “eficiencia”. La firma ha anunciado que pretende adaptarse al futuro y fortalecer su negocio. ¿Cómo? Despidiendo al 15% de su plantilla y los contratos por obra, así como al 25% de los puestos directivos “para simplificar la toma de decisiones”. El monto asciende a más de 14.000 personas.

“Las acciones que estamos tomando hoy continúan nuestra transformación para ser más ágiles, resistentes y rentables, al tiempo que nos brindan la flexibilidad de invertir en el futuro. Reconocemos la necesidad de estar al frente de las condiciones cambiantes del mercado y las preferencias de los clientes para posicionar a nuestra empresa hacia el éxito a largo plazo”, ha explicado la presidenta de General Motors, Mary Barra.

Renault, Nissan

La guerra entre Nissan y Renault pone en riesgo casi 20.000 empleos en España

Una de las mayores alianzas del sector automovilístico está en peligro de extinción. Nissan y Renault, unidas a Mitsubishi, se enfrentan a una gran...

Pero la cosa no acaba ahí. GM cerrará cinco plantas en América del Norte y otras dos fuera de esta región a finales de 2019. Con ellas, no solo se destruirá empleo directo, sino también miles de puestos de trabajo relacionados con la industria automovilística auxiliar. El objetivo no es otro que lograr un incremento de su flujo de caja ajustado de 6.000 millones de dólares (más de 5.300 millones de euros) al año.

Las pretensiones de General Motors no son pequeñas. La compañía espera reducir también sus costes en 4.500 millones de dólares (casi 4.000 millones de euros). Además, disminuirá sus inversiones de capital en cerca de 1.500 millones de dólares (más de 1.300 millones de euros). “Estas acciones aumentarán el potencial de generación de efectivo y beneficio a largo plazo de GM y mejorarán la capacidad de recuperación a lo largo del ciclo”, ha agregado Barra.

“Esta industria cambia muy rápido. Queremos asegurarnos de que estamos bien posicionados”

La dirección de la empresa está tratando que la compañía sea más austera, ya que las ventas de coches en Estados Unidos se han desplomado respecto a 2016. Además, las matriculaciones en China, el otro gran mercado de GM, están a la baja. Por su lado, Barra está destinando recursos hacia la fabricación de vehículos eléctricos y, en el futuro, hacia automóviles autónomos.

“Estamos tomando estas medidas mientras la economía se mantiene sólida”, ha señalado Barra a los periodistas, según recoge Bloomberg. “Esta industria cambia muy rápido. Queremos asegurarnos de que estamos bien posicionados. Creemos que es apropiado hacerlo mientras la compañía y la economía son fuertes”.

LOS INVERSORES DE GM SE ALEGRAN DE LA DECISIÓN

Parece que los inversores de GM se han tomado como una buena noticia el anuncio de la compañía. En un solo día, sus títulos subieron cerca de un 5%. Con esta reacción, la dirección de General Motors obtiene el visto bueno de sus accionistas. Aun así, GM acumula un descenso en bolsa de casi el 10% en lo que va de año.

GM, General Motors
Evolución de las acciones de General Motors en bolsa.

Tras haber iniciado el año con un precio por acción de casi 42 dólares (37 euros), la firma ha registrado varios días negros en bolsa. En febrero, GM anunció un descenso de sus ventas en EEUU del 7%. Por ello, sus acciones cayeron en tres días casi un 10%. En este sentido, la cotización de la empresa descendió más de un 9% en una semana, tras acordar suspensiones rotativas para todo su personal por cinco meses.

Por el lado contrario, GM subió casi un 13% en bolsa en la jornada que SoftBank anunció una inversión de casi 2.000 millones en sus coches autónomos. El mismo día donde General Motors también aseguró que gastaría otros 940 millones en su desarrollo. Además, las acciones de la firma cosecharon ganancias del 9% tras la publicación de sus buenos e inesperados resultados trimestrales en octubre.

GENERAL MOTORS CUATRIPLICA SUS BENEFICIOS

A pesar de que su evolución en bolsa se salda con un descenso del 10%, los últimos resultados presentados por GM respaldan su labor de conversión iniciada en 2015. En los nueve primeros meses de 2018, la compañía obtuvo un beneficio neto atribuible de 5.970 millones de dólares (5.275 millones de euros), lo que supone cuatriplicar los 1.287 millones de dólares (1.137 millones de euros) obtenidos en el mismo periodo del año pasado.

Entre otros datos, el fabricante estadounidense ingresó hasta septiembre 108.650 millones de dólares (cerca de 96.000 millones de euros). Lo que supone un 0,7% más. “Continuaremos tomando medidas para mitigar los vientos en contra, incluida la volatilidad de la moneda extranjera y los costes de los productos básicos”, aseguraba la directora Financiera de GM, Dhivya Suryadevara. Quizá ya se refería a todos estos despidos.

Teresa Ribera

Teresa Ribera: de una caverna sin luz a la casa del herrero

Si hay algo a lo que estamos acostumbrados en España es a que el Gobierno no sea un buen ejemplo. Parece que en cuanto...

Según analistas de Bloomberg, GM tiene una dependencia de su evolución en China y Estados Unidos, tras su salida de Europa. “El 87% de los beneficios operativos provienen de América del Norte, lo que significa que General Motors depende cada vez más de su mercado nacional de camiones ligeros para obtener capacidad financiera para gastar en nuevos productos y tecnologías”.

APUESTA POR EL COCHE ELÉCTRICO

Todo este plan de restructuración tiene dos objetivos, hacer viable la empresa y adaptarla a la movilidad del futuro. GM ha asegurado que duplicará los recursos asignados a los programas de vehículos eléctricos y autónomos en los próximos dos años.

Asimismo, la automovilística aumentará los componentes comunes en su oferta de modelos y ampliará el uso de herramientas virtuales para reducir el tiempo y los costes de desarrollo. Para principios de la próxima década, General Motors espera que más de 75% del volumen de sus ventas globales provenga de cinco arquitecturas de vehículos.