funcionarios

Cárcel de Puerto I (Cádiz). Dos presos pelean en el patio. Un funcionario de prisiones intenta apaciguar los ánimos. ¿Con qué medios? Como se decía antes, sus propias manos. Es decir, insuficientes porque, a diario, los funcionarios de prisiones sufren agresiones. La media es de dos al día. Para ‘apaciguarlas’ se ponen multas que no se abonan por la sencilla razón de que quienes las cometen no son solventes. Agua de borrajas.

En la década de los 60, en España hubo un afamado delincuente al que apodaron El Lute. Su fama vino, entre otras razones, porque en un par de ocasiones se escapó: una de un tren mientras lo trasladaban y otra de la cárcel en la que estaba recluido. Cuando, con el paso de los años, escribió su biografía, la tituló como ‘Camina o revienta’. Esa eran las dos únicas opciones que le quedaban si no quería ser detenido por la Guardia Civil.

Resulta paradójico que, los funcionarios de prisiones, esos que en su momento custodiaron y vigilaron a El Lute, ‘revivan’ lo que en su momento pasó el preso más famoso de España. Porque, salvando las distancias, sólo les queda caminar o reventar para conseguir unas reivindicaciones que en su momento fueron aprobadas pero que posteriormente fueron desechadas.

La última bala para alcanzar sus reivindicaciones la tienen que cargar hoy en el Congreso de los Diputados. Sus señorías tendrán que votar sobre la aprobación o derogación del Real Decreto-Ley (RDL) 24/2018, de 21 de diciembre, sobre la subida a los empleados públicos. Dicho de otra forma, la subida del 2,25% que, en su momento, anunció el presidente Pedro Sánchez.

El Gobierno del PSOE hace oídos sordos a unas reivindicaciones que defendió cuando estaba en la oposición

¿Qué puede pasar? Para empezar, la convalidación del RDL no admite enmiendas, por lo que se vota en su totalidad. “La posibilidad de que no se convalide es difícil puesto que este acuerdo de subida de retribuciones para todo el sector público lo firmó el PP cuando gobernaba con las organizaciones CCOO, UGT y CSIF”, señalan desde Comisiones Obreras.

Si se deroga no habría subida, se podría aprobar o convalidar a Proyecto de Ley (PL) en este trámite. “Existe la posibilidad de que se tramite como PL por el procedimiento de urgencia”, señalan desde la asociación asindical ‘Tu abandono me puede matar’. El grupo popular lo va a proponer. Esta decisión se debe aprobar por mayoría simple”, indican desde esta asociación.

De hacerse así, unos días después se puede proceder a introducir enmiendas y votarlas. El PP, de nuevo, presentará la enmienda de subida. Si sale Si, por mayoría simple, se produce dicha subida, según la organización asindical. Hablamos de 123 millones de euros a repartir entre los años 2019 y 2021.

LOS FUNCIONARIOS DE PRISIONES, ‘PRESOS’ DE LOS POLÍTICOS

Durante los últimos años, los funcionarios de prisiones han sido ‘presos’ de los partidos políticos. Auténticas marionetas que, dependiendo de quién gobernara y de quién estuviera en la oposición, movían los hilos en una u otra dirección.

partidos políticos

Casi 3 millones de euros de opacidad en los partidos políticos

Diferentes subvenciones son las que perciben los partidos políticos atendiendo a los resultados electorales cosechados. Preguntados sobre a qué destinan las recibidas para seguridad, la callada ha sido su respuesta.

“Justo cuando el PP ha regresado a la oposición ‘ha descubierto’ que el personal penitenciario tiene derechos y es de justicia defenderlos”, denuncian desde CCOO. Sobre todo cuando, y según la organización sindical, “el PP ha gobernado en los últimos siete años las Instituciones Penitenciarias con mano de hierro, sin ninguna negociación, y con recortes de derechos y retribuciones”. Por no hablar de la privatización de una parte significativa de las prisiones, del ocultamiento de agresiones, o de las cargas contra los funcionarios en las manifestaciones.

CCOO también califica de “sorprendente” el giro dado por el PSOE, que cuando estaba en la oposición era sensible a las demandas del colectivo, y ahora hace oídos sordos. “Hacen cacicada tras cacicada y sólo encuentran dinero para mandos y bufandas”, se quejan en este sindicato. Represión, detenciones, y una ‘patada’ a la negociación colectiva para dejar en el baúl de los recuerdos todas las promesas hechas a los funcionarios de prisiones cuando estaban en la oposición. ¡Cómo ha cambiado la película!