El Corte Inglés lleva camino de convertirse en el culebrón empresarial de la temporada. No le falta ningún ingrediente: malas muy malas, malos malísimos, adopciones impugnadas, micrófonos y seguimientos a los personajes, intriga, dinero, herencias millonarias, exóticos Jeques Árabes, propiedades inmobiliarias, periodistas comprados, viajes a Suiza y secretos que apenas han empezado a salir a la luz y lo harán en las próximas semanas.

Desde “la Casa de Papel” Netflix está muy interesado en la ficción española. Y esta trama tiene todos los ingredientes para que Netflix compre los derechos y se convierta en una serie de culto, como en su día lo fue Falcon Crest, único culebrón a la altura, pero claro, la icónica serie de Warner Bros era ficción y esto es la cruda realidad. Cuando se conozca y evolucione la trama completa se darán cuenta de que la serie “Narcos”, es en realidad un juego de niños.

Para los no iniciados recomiendo leer a modo de avance el resumen de Falcon Crest en El Corte Inglés, publicado en MERCA2 hace semanas.

Una vez hecho, y dada su complejidad y a modo de aclaración, en este artículo explicamos quienes algunos de los protagonistas de la intriga, comparándolos con la mítica serie de los 80. Contaré las cosas como son y como no se están contando. Sin complejos.

Así que agárrense los cinturones que vienen curvas, y preparen para hacerlo con una sonrisa en la boca, que si nos tomamos la vida muy en serio, un día acabaremos teniendo que tomárnosla con vodka.

2JUAN CARLOS FERNANDEZ-CERNUDA

Juan Carlos Fernández-Cernuda es junto al también excomisario, Domingo Martorell el capo de la seguridad de El Corte Inglés. Pese a que hoy la titular “oficial” de la seguridad de la empresa es Catalina Polán, a la que por los pasillos de Hermosilla denominan, a escondidas y con sorna, “la becaria de Cernuda”.

La seguridad, que en otra empresa cualquiera no sería una pieza clave, en esta compañía es especialmente importante.

A nadie le escapa que de verdad quién da órdenes y controla todo y a todos, con ferrea mano de hierro, es el “inquietante Cernuda”. El apodo, que siempre me hizo mucha gracia,  no es mío, se lo otorgó el brillante Eulogio López en Hispanidad. Por cierto, se queda corto, pero es muy divertido.

No creo que haya un solo empleado de El Corte Inglés lo suficientemente suicida para mirarle mal por el pasillo. En un escenario en el que todo se sabe, él es el que todo lo sabe y todo lo controla. Accede y utiliza toda la información a su alcance.

Dicen del bueno de Fernández Cernuda, que tras una meritoria carrera como servidor público se ganó con velocidad la confianza de Isidoro Álvarez. Pronto vio que una de las grandes pasiones del empresario era la caza, y así, inmediatamente se convirtió en el conseguidor y organizador de las cacerías. Desde ahí la historia es predecible. Fue coleccionando misiones y secretos, ocupándose de variopintos asuntos, unos más confesables que otros, y en definitiva, convirtiéndose en imprescindible.

Más tarde se puso a disposición de las hermanas Álvarez Guil, al igual que hizo con su padre adoptivo. Así, hay quién dice que si bien parece que Fernández-Cernuda sirve a las Camorra, en realidad, aunque aun no lo sepan, son las Camorra sirven a Fernández-Cernuda.

Todos le temen, ya que todo lo conoce. Ni siquiera el escándalo de su entramado societario, con las empresas a nombre de su madre, le ha hecho salir de la empresa. Todo lo publicó en su día ElDiario, pero no parece afectarle. En otra empresa, con una gobernanza sería hubiera sido un escándalo sin precedentes. Ni la petición de auditorías urgentes en la seguridad, que no se han atendido, ni los singulares sobrecostos en los servicios de seguridad, ni la acusación firme de adjudicar cientos de millones de euros a empresas de su madre, ni los seguimientos a consejeros de El Corte Inglés, ni los micrófonos hallados en el domicilio particular de Dimas Gimeno.

Si se demostrara que Fernandez-Cernuda mató a Manolete -eso aún no me consta-, el seguiría en El Corte Inglés impune, porque él lo ha fagocitado; él es El Corte Inglés.

No me cabe duda de que, si de un personaje de Falcon Crest se tratara, sería el mayordomo Chao Li. Siempre en la sombra, pero siempre disponible para cualquier trama. Recuerden que, en el Cluedo, al final, el asesino siempre es el mayordomo (con el candelabro y en el dormitorio).