La mitad de los más de 45.000 empleados de Facebook podría teletrabajar en un plazo de “entre cinco y diez años”, según ha anticipado el cofundador y consejero delegado de la red social, Mark Zuckerberg, para quien la pandemia de Covid-19 ha acentuado la tendencia al trabajo remoto.

En una conferencia telemática con sus empleados, Zuckerberg ha anunciado que la compañía “va a abrir de manera agresiva la contratación remota”, en un primer momento en Estados Unidos y Canadá, lo que permitirá a la compañía reclutar nuevos talentos que anteriormente no se plantearían trasladarse a una gran ciudad, mientras que ofrecerá a sus actuales trabajadores la opción de teletrabajar de forma permanente.

“En los próximos cinco o diez años, alrededor del 50% de la plantilla de Facebook podría trabajar en remoto”, ha señalado el empresario, quien aseguró que “no se trata de un objetivo” y será necesario llevar a cabo la transición de manera “reflexiva y responsable”.

En este sentido, Facebook calcula que con las medidas de distanciamiento implementadas la capacidad de sus instalaciones se verá limitada al 25%.

No obstante, Zuckerberg apuntó que los empleados que se acojan a la opción de teletrabajar deberán comunicar a la compañía cualquier cambio de domicilio antes del 1 de enero de 2021, advirtiendo de que, como consecuencia de un potencial traslado, los trabajadores podrían ver ajustada su retribución en función de los estándares de su nuevo lugar de residencia.

“Ajustaremos el salario a la residencia”, indicó el consejero delegado de Facebook, quien señaló la existencia de exigencias contables y fiscales al respecto, así como de “graves consecuencias para las personas que no sean honestas al respecto”.

El cofundador de Facebook ha expresado su confianza en el impacto positivo que el impulso del teletrabajo puede tener en un mejor equilibrio económico territorial, así como en el medio ambiente.

A principios de mayo, el consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, anunció que los empleados de la compañía podrán trabajar de manera indefinida desde sus casas y posteriormente extendió esta opción a los empleados de Square.

Fuera de las grandes tecnológicas estadounidenses, el consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing, señalaba esta semana que el teletrabajo y las reuniones telemáticas podrían suponer una nueva alternativa de ahorro de costes al hacer innecesarias “tantas oficinas en caras zonas céntricas”, así como reducir los viajes de trabajo.

“La actual situación de crisis nos ha proporcionado nuevas ideas para posibles ahorros de costes”, afirmó Sewing, para quien si un 60% de los empleados de la entidad puede teletrabajar y ofrecer un servicio óptimo a los clientes es el momento de preguntarse si es posible ofrecer una mayor flexibilidad para trabajar desde casa si así lo desea. “Y si fuera el caso, ¿Necesitamos tener tantas oficinas en zonas céntricas caras?”, cuestionó.

Asimismo, el banquero afirmó que la entidad ha decidido reducir el tiempo dedicado a viajes de trabajo, lo que permitirá disminuir costes y beneficiará al medio ambiente.

“Por supuesto, a menudo no hay sustituto para las reuniones cara a cara con clientes, reguladores y colegas, y queremos estar cerca de nuestros clientes. Pero hemos decidido que vamos a reducir significativamente el tiempo que pasamos viajando. Esto reducirá costes y beneficiará al medio ambiente”, indicó.

Comentarios de Facebook