gestión residuos

Euskadi lleva años reduciendo, considerablemente, sus residuos. De hecho, entre las cifras de 2010 y las de mediados de este año, había conseguido que fueran un 7% menores, un porcentaje que responde a las medidas del Plan de Prevención y Gestión de Residuos, que busca que de aquí a dos años esos datos hayan mejorado hasta llegar al 10%.

La gestión de esos residuos es otro de los grandes escollos. “Según los estudios, hoy en día Euskadi está eliminando el 40% de sus residuos depositándolos en vertederos. El objetivo para 2035 es verter únicamente el 10%. Para ello todos los implicados tenemos que poner de nuestra parte no solo en el ámbito familiar y personal sino con compromisos serios a nivel empresarial” explican desde la empresa de limpieza en Bilbao y Vizcaya, Abando.

Cada vasco genera, anualmente, hasta 2.7 kilos de basura. Pero estas cifras, que a priori no son excesivamente altas, deben compararse con la media europea, que arroja que en otros países es solo 1.5 kg por habitante.

En el caso del País Vasco, la industria es la que desequilibra esa media ya que su residuo también queda contabilizado en las cifras finales. Servicio de limpieza integral en Burgos, Cantabria y La Rioja también son muy necesitados.

“Llegar a los objetivos que se proponen desde la Consejería de Medioambiente, Planificación Territorial y Vivienda es un reto para todos nosotros. Como profesionales, para apostar por productos mucho más sostenibles y reciclables en sus envases, pero también desde la implicación y la responsabilidad de reducir y consumir de forma responsable tanto dentro como fuera de las empresas” comentan desde una empresa de limpieza en Bilbao y Vizcaya.

Las políticas tomadas desde los organismos han hecho que, de los residuos que se generan tanto individuales como industriales, hasta un 60% sean valorizados en lo que representan 3.5 millones de toneladas.

Cada año es más relevante conseguir mejorar los objetivos en este sentido. Después de la llamada de atención que ha supuesto para la sociedad darse cuenta de que no se podía seguir generando residuos que acabaran, en forma de microplásticos, en los océanos, la apuesta de los gobiernos por mejorar no solo la gestión sino la legislación para evitar los plásticos de un solo uso o la concienciación va a ser clave para mejorar, poco a poco, la generación de residuo, el uso de materiales reciclados y reciclables.