partidos políticos

La celebración de elecciones durante 2019, ya sean en el ‘superdomingo electoral’ o no, encierra una serie de componentes económicos para los partidos políticos. Un caramelo apetitoso por el que cada formación recibirá algo más de 21.000 euros por cada escaño o senador, 0,81 euros por voto (si se obtiene como mínimo un diputado), y 0,32 por voto (si se alcanza un senador).

Esto para empezar. Porque luego hay otros 61 millones de euros en forma de subvenciones recogidas en los Presupuestos Generales del Estado. Por poner un ejemplo, este año el PP se llevará por este concepto un poco más de 17 millones de euros; el PSOE, diez; Unidos Podemos, 7,1 millones; y Ciudadanos, 6,3 millones. Esto para, como dice el BOE, “atender los gastos de funcionamiento ordinario”. Pero hay más.

Porque algo más de 2,7 millones de euros recibirán los partidos políticos, en concepto de subvención, “para sufragar los gastos de seguridad” en 2018. Una cantidad que también varía dependiendo de los resultados cosechados en las últimas elecciones y que tiene como finalidad garantizar la seguridad (valga la redundancia) de los 350 cargos electos, lo que equivaldría a una media de algo más de 7.600 euros por diputado.

Casi 900.000 euros recibirá este año el Partido Popular en subvenciones que tiene que gastar en seguridad

A la cabeza de estas subvenciones por seguridad está el Partido Popular (PP), que ingresará en sus arcas 896.068 euros en 2018. A continuación, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con 554.708 euros. Y, en tercer lugar, Unidos Podemos: Podemos 278.216 euros, e Izquierda Unida 87.856 euros. Juntos, 366.072 euros. Tras ellos, Ciudadanos: 325.938 euros. En total, los cuatro ‘grandes’ se llevarán 2.142.786 euros (el 78% del total).

¿Y en qué conceptos de seguridad invierten? ¿Con qué compañías contratan? Ahí la opacidad es la norma común ya que no han facilitado esa información a Merca2. “Por motivos de seguridad no podemos facilitar esos datos”, señalan desde el PP, único partido que ha contestado. Y remiten al Tribunal de Cuentas, órgano encargado de fiscalizar las cuentas.

Según el Real Decreto 1306/2011, de 26 de septiembre, en “gastos de seguridad” tienen cabida conceptos como el personal de seguridad de los edificios, escoltas, inhibidores de señales, vehículos blindados, extintores, o detectores de rayos X.

Cuando se optó por esta fórmula, su fin no era otro que el de ‘defenderse’ de la amenaza terrorista de ETA. Llegado el alto el fuego de la banda terrorista, el citado Real Decreto amplió el espectro a la protección de sus sedes, de sus cargos orgánicos, y de sus actos públicos y eventos. Eso sí, con la condición de que debían justificar los gastos ante el Tribunal de Cuentas (TC).

LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y EL TC

Los últimos datos del TC sobre fiscalización de los estados contables de los partidos políticos son de los años 2014 y 2015: “Ha resultado la existencia de remanentes pendientes de aplicación al cierre de los ejercicios fiscalizados, lo que el Tribunal de Cuentas comunicará al Ministerio del Interior a los efectos de su reintegro por las formaciones obligadas a ello”.

Según el Tribunal de Cuentas, los gastos declarados por el PP que serían susceptibles de ser subvencionados (referidos al año 2014), ascenderían a 1.395.040,35 euros: “superan la cuantía de la subvención recibida para esta finalidad (1.296.741,99 euros), y corresponden en un 83% al coste del personal de seguridad y en un 17% al mantenimiento de la seguridad de las sedes”, se lee en el informe de TC.

Garamendi

El réquiem de Juan Rosell y el rock and roll de Antonio Garamendi

Juan Rosell se ha marchado de la CEOE dando paso a Antonio Garamendi. La patronal cambia la música clásica por un discurso más fresco y dinámico. El Plan Renove ya está en marcha.

En esos gastos hay algunos que no son subvencionables. Por ejemplo, unas partidas de gasto, por importe conjunto de 17.314 euros. También utilizó determinadas partidas de gastos ya devengadas en otros ejercicios. El TC resalta que “no existe remanente pendiente de aplicación al cierre del ejercicio 2014”.

Por lo que respeta a 2015, el PP vuelve a caer en los mismos errores. Los gastos justificados susceptibles de ser subvencionados superan de nuevo la cuantía de la subvención recibida del Ministerio del Interior. En este año, el 94% se va a gasto en personal de seguridad y el 6% al mantenimiento de la seguridad de las sedes. Asímismo hay gastos no subvencionables por valor de 35.741 euros.

¿Y el PSOE? Cumplió. Aunque en 2014 superó la cuantía de la subvención recibida, muy ligeramente, en 2015 sus gastos coincidieron con la subvención recibida. Podemos, por su parte, no recibió subvenciones por seguridad en 2014 por no tener representación en el Congreso de los Diputados, mientras que en 2015 presentó fuera de plazo la cuenta justificativa de dicha subvención, e incluyó aspectos no subvencionables. El resultado es que debía reintegrar 9.098 euros.

Ciudadanos tampoco recibió subvención estatal en 2014 al no tener representación, y en 2015 también presentó fuera de plazo la cuenta justificativa (como Podemos) y el remanente de aplicación pendiente fue de 10.636 euros. Otros partidos políticos más pequeños también son advertidos por el Tribunal de Cuentas.

 

Comentarios